El Arzobispo Bernardito Auza, alzó la voz en apoyo a los esfuerzos contra este flagelo y llamó también a luchar contra otras actividades como el tráfico de personas o el terrorismo.