En países como Nicaragua o el Congo, la persecución a la Iglesia no se da al estilo de Boko Haram, pero también se transgrede el derecho a la libertad religiosa.

Sudán del Sur y República Democrática del Congo están el corazón del Papa, por lo que convocó a una celebración para pedir a Jesús Resucitado, el don de paz para estas naciones.


Email marketing by Interspire