Resulta imperativo cuidar el agua como recurso vital para el desarrollo de nuestro país y esto sólo se logrará respetando un correcto ordenamiento ecológico territorial.