Miles de ciudadanos marcharon en contra de la represión gubernamental, mientras los obispos no cejan en su labor de mediación en el Diálogo Nacional.