A 18 días de la elección, mientras el diario “Reforma” dio por ganador del tercer debate a Anaya, y como perdedor a López Obrador, hubo opiniones caprichosas...

Durante muchos años fue mal visto que los presidentes en función se metieran en las elecciones.

El tema es el mismo: Un nuevo golpe asestado a la candidatura de Ricardo Anaya.

Al contemplar las opciones que se presentan a nuestra voluntad para ejercer racional y moralmente el derecho al voto, no encontramos una opción óptima que encarne el bien ideal.

Toda la opinión periodística está de acuerdo en que no se “ganó” mucho con este último debate.

De nueva cuenta, Pilar Rebollo, especialista en imagen política y fundadora de la agencia Macadamia, nos ofrece un análisis de la imagen de los cuatro candidatos.

El tercer debate presidencial privilegió los ataques y, aunque hubo propuestas, los candidatos no explicaron cómo implementarlas.

Gustavo de Hoyos Walther, presidente nacional de Coparmex aseguró que los empresarios trabajarán de la mano con quienes resulten electos el primero de julio.

El nuevo ataque oficial a Anaya revela que Peña Nieto ya entendió que su candidato Meade no pegó y la única oportunidad para no ser enjuiciado es aliándose al Peje.

¿Se puede esperar una actitud diferente de López Obrador, y su equipo de trabajo, en caso de que el tabasqueño llegue a la Presidencia de México?