Últimas noticias:

Movimiento de patriotas europeos contra islamización de Occidente

Se llaman “Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente” (PEGIDA), representan un nuevo fenómeno de protesta y manifestación político-social. Iniciaron sus manifestaciones a finales del pasado mes de octubre y la siguen cada lunes, en Dresden, capital del “Land” Sajonia.


La lucha contra el ISLAM


Su “leitmotiv” es el “temor de una Islamización de Occidente” y su preocupación es la incongruente “Ley federal de Asilados”, la defensa de la cultura alemana frente a la de los migrantes y asilados de las diversas nacionalidades y confesiones, y el peligro de la conversión del Estado alemán en una sociedad de inmigrantes.

Pero no se puede descartar que los líderes organizadores de PEGIDA, que usan inquietudes y descontentos de ciudadanos por la admisión de hasta 200 mil asilados y migrantes en 2014 (en 2007 fueron apenas 19 mil), manipulan a sus seguidores con el famoso “mantra de protesta contra el régimen comunista ”¡wir sind das Volk!”, para que protesten contra la presencia de extremistas musulmanes y supuestas “guerras religiosas” en territorio alemán.

En los últimos dos lunes, los días 11 y 18 del mes de diciembre, sus organizadores movilizaron hasta 10 y 15 mil seguidores respectivamente. Aunque este fenómeno sirvió para que en otras ciudades alemanas, p.ej. en Leipzig (Legida), Dusseldorf (Dügida), Kassel (Kagida), Frankfurt (Fragida), en Baviera (Bagida) se formaran agrupaciones, los seguidores no superan algunos cientos de personas. En Berlín, los escasos y nada representativos seguidores, que radican en tres o cuatro de los barrios más bajos, no sumaron más que algunas decenas de personas.

La sorprendente aparición de las manifestaciones de PEGIDA y sus grupos simpatizantes a nivel nacional despertó en el gobierno federal, los partidos políticos y la sociedad en general, diferentes y muy diversas reacciones, de preocupación, simpatías y apoyo.

El gobierno federal, en un primer análisis, reaccionó con preocupación a este fenómeno, formado muy significativamente en uno de los antiguos “Länder” de la ex República Democrática de Alemania (comunista) y no descartó que se pudiera convertir en receptáculo de fuerzas extremistas (de derecha e izquierda), nacionalistas, racistas, neonazis, provocadores de violencia (Hooligans), etc.

Por de pronto, el gobierno federal, coincidiendo con un gran número de fuerzas políticas del país, decidió tomar en serio los protestas y exigencias de las diferentes agrupaciones y corrientes político-sociales, aun ignorando su poder de convocatoria.

El Ministro Federal de Justicia constató que el gobierno revisará la nueva Ley de Migración y de Asilados, pero dejó en claro que Alemania, por sus inamovibles conceptos democráticos y sociedad multicultural, no claudicará su política de migración y asilo acordados por la Unión Europea. De esta manera, puede descartarse definitivamente una “Islamización” en Alemania y la Unión Europea.

Las fuerzas políticas y sociales de Alemania coincidieron además en la pregunta inicial sobre el verdadero significado y objetivo de PEGIDA en Dresden y sus similares en otras ciudades, si perseguían prioritariamente un “Levantamiento pro Occidente” o un “Enojo político xenófobo”.

Además, hay conciencia que a corto plazo habría que analizar los verdaderos objetivos de PEGIDA y sus similares en diferentes ciudades de Alemania, la constante de su ideología y sus objetivos políticos, puesto que desde un principio gran parte de seguidores y activistas provenían de grupos extremistas, nacionalistas, neonazis, racistas y radicales, incluyendo los odiosos Hooligans (que habían orquestado a finales del pasado mes de noviembre manifestaciones tumultuosas y violentas con más cinco mil participantes en la ciudad de Colonia).

En consecuencia, el gobierno federal, con el apoyo de amplios círculos políticos y la sociedad alemana, busca el diálogo con los ciudadanos en general, particularmente con los participantes en manifestaciones, conmovidos por su preocupación por el bienestar, la prosperidad y la estabilidad nacional.

El gobierno federal reconoce los derechos fundamentales, explícitamente el de manifestación y rechaza tajantemente todo acto que pueda llevar a una criminalización de los activistas.

El fenómeno de PEGIDA, que hasta ahora ha conseguido en Dresden congregar números crecientes de seguidores hasta llegar a 10 y 15 mil personas de manifestantes pacíficos, ha desatado naturalmente gran preocupación en toda Alemania, gracias a los medios y las redes sociales. Ahora que este movimiento no ha prendido de la misma manera en las agrupaciones similares en otras ciudades alemanas, dependerá de los gobiernos federal y estatales de apaciguar los ánimos.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar