Últimas noticias:

Superar la barrera de la indiferencia

En Latinoamérica somos constantemente bombardeados con terribles noticias acerca de lo que pasa todos los días a nuestro alrededor. Duele mucho saber que miles de personas son asesinadas a diario injustamente y duele mucho saber que el sistema de justicia no funciona como debería.


Jóvenes construyen futuro


Con muchos amigos hemos llegado incluso a pensar que la única solución para nuestros problemas es irnos lejos de aquí a estudiar y trabajar en otros países. A veces pienso que el deseo de emigrar forma parte de la indiferencia que sentimos hacia querer cambiar las cosas.

Vivimos una etapa en nuestro país de importancia capital, entre otras cosas, porque hacía mucho tiempo no se habían tenido niveles de violencia como los registrados en el último lustro. Ésta situación se ve magnificada por la incertidumbre en torno a las instituciones sociales que antaño habían proporcionado seguridad.

El problema: México se encuentra en un importante proceso de transición política, impactado por eventos que le confieren características especiales (el retorno del PRI al poder presidencial, la violencia matizada por el terror, una efervescencia ciudadana que resurge después del 68, el resquebrajamiento de las estructuras panistas y una izquierda que no ha logrado obtener una oportunidad de gobierno nacional). En este contexto, todo mundo parece estar atento a dichas eventualidades, todos, excepto un sector importante de los jóvenes. Ellos parecen ignorar estos sucesos o mantenerse indiferentes ¿por qué?

Difícilmente se podría construir un talante de confianza en quienes prácticamente han tenido como estilo de vida sólo noticias desalentadoras, como se señala en un reciente estudio sobre jóvenes universitarios de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL, 2015), donde se explica que para éstos “a partir de la década de 1990 la política […] se transformó en la vía para la corrupción y la frivolidad”.

A la par de esta eventualidad económica, se precipitaron una serie de cambios muy profundos no sólo en nuestro país sino en todo el mundo y en todas las manifestaciones sociales y culturales que serían denominadas de distinta manera según quien las tipifique. (Aguilar, 2014)

¿Cómo han impactado estas circunstancias la percepción de los jóvenes con respecto a la política?

Veamos algunas cifras que reportan estudios en nuestro país. Por ejemplo, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Juventud 2014, sólo el 30% de los jóvenes considera que participar en la vida política está mejor -hoy- respecto a la generación de sus padres y cuando se les pregunta de qué hablan con su pareja, únicamente el 29% lo hace sobre política. Aquí llama la atención que ambos casos ocupan el último lugar de entre siete situaciones que se les pregunta. Luego, entre el 67% y 73%, en el momento de la aplicación de la encuesta, no participaba en organizaciones o asociaciones.

Además, prácticamente la mitad de los jóvenes no simpatizan con ningún partido político; 44% no se interesa nada en la política, el 39% poco y solamente el 14% dice interesarse mucho; 48% dice que la democracia sirve para elegir a los gobernantes, 15% para resolver las injusticias, 14% para exigir cuentas al Gobierno y sólo el 2% opina que sirve para todas las anteriores.

Si bien la indiferencia hacia los aspectos políticos por parte de los jóvenes es difícilmente justificable, no habrá que olvidar que tampoco es generación espontánea.

Por otro lado, resulta muy preocupante ver la ignorancia y la indiferencia de los jóvenes hacia los aspectos políticos locales y del mundo, aun perteneciendo a la generación que se distingue por no tener la necesidad de buscar las noticias ya que -actualmente- vienen a nuestro encuentro y hasta nos persiguen. Entonces ¿qué hacer?

Es en el propio ámbito universitario y en el sector social juvenil donde se vislumbran horizontes alternativos que nos pueden y deben impulsar hacia la esperanza de un cambio. Proyectos como la Escuela Nacional de Líderes, cuya primera edición en la Ciudad de Toluca, acaba de terminar el pasado 6 de junio, son justamente esa muestra de esperanza.

La Escuela Nacional de Líderes permitió a un grupo de jóvenes entusiastas superar la inmensa apatía que los rodea y les dio las herramientas para incrementar sus habilidades de liderazgo, su capacidad de organización y su determinación para interpretar de manera diferente el mundo y, en consecuencia, actuar al respecto.

De esta iniciativa, ya están surgiendo los primeros frutos, la Unión Nacional de Estudiantes Humanistas (UNEH), asociación especializada en el apoyo de proyectos estudiantiles con impacto social, apoyará a un grupo de jóvenes pertenecientes a la primera generación de la Escuela Nacional de Líderes para hacer política en su sentido más puro: construir el bien común, en el entorno más inmediato.

Los jóvenes dirigirán un programa completo al interior de sus escuelas para reducir los niveles de violencia que prácticas como el bullying han generado. Éstas iniciativas muestran que hay urgencia en despertar y estimular la sensibilidad de los jóvenes, especialmente hacia las víctimas más vulnerables de una sociedad que se deja llevar por la apatía, víctimas que generalmente están entre los más pobres, las mujeres y los niños.

El cambio de visión -dejar atrás la famosa indiferencia de la juventud- va quedando atrás y poco a poco jóvenes como tú y yo, con este tipo de iniciativas, vamos tomando las responsabilidades que debemos y podemos asumir.

Bibliografía:

– Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina-AUSJAL. “La cultura juvenil en las universidades AUSJAL”, página 88.

– Aguilar Amaro, Máximo G. (2014) Indiferencia política en la generación milenio, Universidad de La Salle Bajío.

Encuesta Nacional de Juventud 2014.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar