Últimas noticias:

Una educación para la paz

Esta semana, el Presidente Peña envió una iniciativa para lo que se ha dado a conocer como “matrimonio igualitario” y las redes sociales se desataron. No siempre con tolerancia. No todos con educación. Temas polémicos deben tratarse con respeto y sin descalificaciones para quienes pueden y quieren diferir y debatir. He visto lamentables excesos en ambas posiciones. ¡¡Cómo nos hace falta una EDUCACIÓN PARA LA PAZ!!


México; matrimonio igualitario


Comienzo por adelantar que no estoy de acuerdo con la iniciativa presidencial, aunque entiendo que surge de una instrucción de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y como tal debe ser acatada, pero no me puedo sumar a algunos posicionamientos que solicitan el rechazo a la iniciativa, en defensa de la familia, que usan un lenguaje muy intolerante, que no expresa ni remotamente aceptación a lo diferente, tolerancia, respeto y amor a los demás. Tan importante lo que se dice como la forma en que se dice.

Hace poco leía una encuesta acerca de la discriminación. En México no reconocemos que somos un país altamente discriminador. A muchos les molesta la apariencia de alguien, su forma de vestir, quizá el uso de tatuajes, su color, tamaño, obesidad, discapacidad, piercings, etc. En una palabra, molesta lo diferente. Eso está muy mal. Debemos trabajar en el cambio de mentalidad, de la cultura discriminatoria. El amor a todos debe ser la regla. La apertura a lo diferente.

Desde que se aprobó esta figura jurídica en la Ciudad de México, se han mantenido los mismos porcentajes: el 99.98 por ciento de las bodas civiles, son entre varón y mujer. Sólo el 0.02 por ciento entre personas del mismo sexo. Sé perfecto que los derechos no son cuantitativos. Lo menciono para ubicar el porcentaje de personas que ejercen este llamado “derecho al matrimonio”. Eso sí, personas que viven juntas sin estar casadas hay muchísimas más. No sólo homosexuales. Para ellos debe ajustarse el marco legal para que puedan alquilar o comprar vivienda, ser deudores solidarios, la derechohabiencia de la seguridad social, etc. Todos somos libres de vivir con quien queramos y tenemos el derecho a no ser molestados por ello, con el único requisito de que sea decisión libre por ambas partes.

La Constitución es clara. Todos los derechos son para todos, pero esto aún no se cumple. Aunque está plasmado nuestro derecho a la vida, salud, educación, vivienda, trabajo, medio ambiente limpio, etc., es un hecho que no es una realidad. Y no es necesario precisar que este o aquel derecho son para ricos y pobres, hombres y mujeres, feos y guapos, sanos y enfermos, tontos y listos, flacos y gordos, homosexuales y heterosexuales. Dice: toda persona. Nadie debe ser discriminado por irle a un equipo de futbol, tener cierto color de piel, profesar alguna religión o por su preferencia sexual. Nadie.

A las personas homosexuales les hace mucha falta que cambiemos de mentalidad. Que todos puedan aceptarlos con naturalidad. No ser discriminados en el trabajo, en el acceso a algún lugar, etc. Urge trabajar en la tarea del amor y la aceptación para todos. La regla debe ser el amor. El respeto al otro, a la decisión que tome. En esto hay mucho por recorrer. Eso sí que es importante y si afecta la vida diaria.

Pero equiparar la unión entre dos personas del mismo sexo al matrimonio, tiene consecuencias no valoradas ni medidas. Es verdad que ya tenemos muchos tipos de familias, y las autoridades deben tener políticas públicas para todos. Sí, claro, apoyar, más no promover. Los embarazos adolescentes, por ejemplo, son una realidad. Debe atenderse. Pero no promoverse. Ha de educarse en la autoestima, en tomar decisiones bien informadas, etc.

Oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo no es homofobia. Aunque concedo que sí lo parece la forma como algunas organizaciones plantean su desacuerdo con la propuesta presidencial. Ser de la comunidad de la diversidad sexual o ser diferente, no debe ser mal visto, y algunos lo equiparan hasta con delincuencia. Eso es intolerancia, es intolerable.

Pero también es intolerancia ofender y llamar homofóbicos a quienes con respeto expresamos nuestro desacuerdo con esa figura jurídica. El matrimonio entre hombre y mujer es anterior a cualquier religión o creencia. Existe en todas las culturas, y en todas se le protege por el bien social que representa esa sociedad conyugal.

Difiramos o coincidamos sin ofender ni ser ofendidos. TOLERANCIA Y RESPETO son el nombre de la PAZ.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar