Últimas noticias:

Malala, Kailash y la educación en México

Malala Yousafzai y Kailash Satyarthi recibieron el Nobel de la Paz 2014 hace unos días, debido a su lucha por el derecho de todos los niños a la Educación.


La educación base de la sociedad


Si pequeñas grandes acciones individuales son capaces de generar enormes cambios en la humanidad, suscitar una fuerza transformadora en favor de la Educación y alcanzan hasta para recibir el Nobel, así como el reconocimiento mundial a quienes han pagado un precio por dar esta batalla, ¿a qué equivaldrán las pequeñas grandes acciones que favorecen el despilfarro, la desviación de recursos, la corrupción o el gasto educativo mal aplicado?

Estudios han demostrado que por cada año adicional al promedio de escolaridad en un país, el PIB crece entre dos y tres puntos porcentuales. Que ir a la escuela aleja de la delincuencia, ayuda a la autoestima, mejora los ingresos, aumenta la productividad, propicia una ciudadanía crítica y participativa.

Un joven mexicano burló la seguridad de la ceremonia para acercarse con una bandera de México y se alcanzó a saber que dijo: "Please, Malala... México", mientras agitaba la bandera nacional. Sin embargo, poco puede hacer la joven galardonada con el Premio Nobel, si los mexicanos no alzamos la voz para que el Censo que se llevó a cabo el año pasado sirva realmente para detectar dónde poner el dinero y dónde no ponerlo. Me explico.

Entre los efectos de la Reforma Educativa, se va a pagar ahora centralmente la nómina magisterial. En 1992 se descentralizó. Ahora se vuelve a concentrar.

Ese péndulo en el que vivimos no va a brindar resultados mientras todo se lo dejemos a la autoridad y no participemos vigilando el gasto.

El gobierno federal enviaba los recursos a los estados a través del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica (FAEB). Ahora se crea el Fondo de Aportaciones de Nómina Educativa y Gasto Educativo (FONE), que se emitirá desde las oficinas de la SEP. Se había dicho que el FONE entraría a partir del 1 de enero de 2015, pero ya nos avisaron que será hasta marzo, porque es muy complejo centralizar nóminas que están integradas por distintos tipos de pagos, prestaciones, apoyos, etc., que a lo largo de 22 años fueron obteniendo las diferentes secciones sindicales del SNTE y de la CNTE con los gobernadores.

Es aquí donde algunas organizaciones, académicos y personas interesadas, proponemos partir de un Presupuesto CERO que se vaya integrando con los resultados que arrojó el CENSO EDUCATIVO de 2013. Y a partir de allí se usen los recursos del FONE. Las aclaraciones que haya que presentar, se van realizando.

Sin embargo, es una muy mala noticia que el Gasto 2015 sea superior al de 2014 sin tomar en cuenta la valiosísima información con la que por fin contamos. El FONE debería reflejar ahorros procedentes de ya no pagar a quienes cobran sin trabajar. Eso nos permitiría que las escuelas tuvieran baños, agua, electricidad, computadoras, etc.

México es el país que más gasta en Educación en la OCDE y es de los que tienen más pobres resultados. Porque no gasta bien. Repite inercias que se suponía que el FONE corregiría.

Por eso digo... ¿Cuál es el Anti Premio Nobel para todos aquellos que –de a poco o de a mucho– succionan o permiten succionar el Gasto Educativo, y con ello cercenan oportunidades de calidad educativa a generaciones de mexicanos? ¿Qué decir de aquellos que suspenden semanas y meses las clases por razones políticas? ¿Cuándo exigiremos una educación cuyo epicentro sean los alumnos y no los maestros?

A Malala no le corresponde reclamar que haya 30,965 plazas a comisionados. O 39,222 personas que no son conocidas en los centros donde se supone que laboran. Ni que existan 114,998 personas que tienen una plaza a pesar de haber muerto o estar jubilados. O 426 planteles que no pudieron ser localizados por el personal del INEGI al levantar el Censo.

El rango de las irregularidades se estima entre 16 mil a 51 mil millones de pesos anualmente. Y es tan amplio porque no se tiene información completa para calcularlo adecuadamente. Es tal la opacidad del ejercicio presupuestal. Y el gasto lo han ejercido en un 70% los gobiernos estatales, que ahora se quedarán sin el "colchón" que les brindaba la educación. Sin embargo, no los hemos escuchado reclamar la medida, porque el gobierno federal les proporcionará un fondo compensatorio. ¿Por qué habría de hacerlo, si ya no van a tener la carga educativa? ¿No debería ejercerse ese fondo en infraestructura para las escuelas? ¿Por qué el presupuesto 2015 seguirá destinándose en un 97.5% a gasto corriente y apenas en 2.5% a inversión?

Desde aquí me sumo a la felicitación a Malala y a Kailash. Pero no es a ellos a quienes les corresponde contestar estas preguntas.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar