Últimas noticias:

La rectitud, la virtud que tanto hace falta en nuestros días

Es una de las más grandes gracias que una persona puede tener. Es esta virtud, una brújula, que nos dice para donde hay que caminar para hacer lo correcto, a lo que es bueno sin inclinarse a ningún extremo, porque su apoyo es la prudencia. La rectitud trae como fruto la tranquilidad de conciencia.


La rectitud es una virtud


La persona que la tiene vive en paz y feliz y en nuestros días eso se vuelve cada vez más indispensable en medio de tanta violencia y corrupción, por eso aquí te dejo mis 5 Tips para educar a nuestros hijos en la virtud de la rectitud.

PRIMERO. Enseña a tus hijos lo que es bueno y lo que es malo.

Un acto humano solo puede ser bueno o malo y es necesario saber distinguirlo claramente.

Así como la verdad es sólo una, a pesar de que mucha gente diga que cada quien tiene su verdad, así también la moral debe ser una y los actos son buenos o malos a pesar de la intención con la que se lleve a cabo. Cuando un acto malo se hace con buena intensión, sigue siendo malo, aunque con algunos atenuantes. A esto se les llama actos especiales de moral.

Cuando son pequeños nuestros hijos no saben distinguir lo que es bueno de lo que es malo, por eso debemos ser nosotros quienes les mostremos lo que es correcto.

Mientras más pequeñitos sean, más necesitan de nuestras explicaciones y de preferencia, con material didáctico y con palabras claras y entendibles para ellos.

Cuando son más grandes es importante darles las razones adecuadas para que entiendan la diferencia y comprendan lo que todo esto significa.

Y cuando son adolescentes es muy importante que nuestros hijos vean que estamos al pendiente de que comprendan lo mejor posible lo que es bueno y lo que no. Los adolescentes, a veces, son tercos y por lo mismo es necesario que les expliquemos una y otra vez estos conceptos para que estén claros.

SEGUNDO. Que nuestros hijos sepan que hay consecuencias de sus actos.

Es muy necesario que comprendan las consecuencias de lo que hacen para que sepan escoger entre el bien y el mal.

Si conocen lo que cada acto conlleva es más fácil que tiendan a hacer el bien y a rechazar el mal.

Cuando están pequeños es bueno que hagamos con ellos una reflexión sobre lo que están haciendo y como lo deberían hacer, además es necesario repetirles las cosas cada vez que sea necesario para que lo vayan comprendiendo mejor y les quede fijo el concepto y se adquiera la virtud.

En el caso de los adolescentes es de vital importancia establecer las consecuencias claras de cada caso y que lo tengan presente en cada momento.

TERCERO. Enséñalos a que vivan conforme a ésta virtud.

Después saber lo que es bueno y lo que es malo, es importante enseñarles a nuestros pequeños a vivir conforme a lo que piensan.

Si desde pequeños los enseñamos a ser coherentes estamos formando hombres y mujeres de bien.

Y en este punto nuestra función como padres es vital para orientar a nuestros hijos. Es por esto que nosotros también debemos tener claro todo esto.

La pureza de intención y la coherencia son compañeros inseparables para que exista rectitud.

CUARTO. Se firme en el fondo y suave en la forma.

Cuando se presenten casos especiales es importante saber que se debe ser firmes en el fondo, pero debemos ser suaves al hacer las cosas.

Si explicamos a nuestros hijos con suavidad las cosas es más sencillo que nuestros hijos decidan actuar con rectitud hasta que se haga el hábito y después lleguen a la virtud.

La forma es importante pero el fondo es básico, es lo que no puede cambiar.

Y QUINTO. Tu ejemplo es importante.

Cuando nuestros hijos viven en un ambiente virtuoso es más fácil que lo hagan realidad.

Para esto es importante que nuestros hijos vean que nosotros también vivimos lo que les enseñamos.

Nuestro ejemplo es mucho más importante que nuestras palabras así que necesitamos actuar coherentemente para mostrar a nuestros hijos como se deben hacer las cosas.

Ellos aprenden en todo momento, así que, como reaccionamos nosotros ante las situaciones de la vida, así aprenderán a reaccionar nuestros hijos.

Debemos cuidar nuestras palabras, nuestras acciones y también nuestras reacciones. Debemos cuidar nuestra intención y rectitud para que nuestros hijos aprendan de nosotros a actuar rectamente a pesar de las circunstancias que la vida les presente.

@Tipsmama5hijos

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar