Últimas noticias:

Llega el 2017. ¿y ahora qué hacemos con tantos gastos?

Ya estamos por comenzar un Año Nuevo y con ello llega la famosa cuesta de enero, que no es otra cosa que el tiempo de enfrentar los gastos decembrinos. ¡Claro!, todos los gastos por la cena y los regalos. Muchos de ellos los hicimos a meses sin intereses. y otros, pues hasta empeñamos algo para tener algo más de dinerito.



 La cuestión ahora es, ¿qué podemos hacer como familia para pasar este tiempo mejor?

Como padres de familia debemos estar conscientes de que en nuestras manos está educar a nuestros hijos para que sepan hacer frente a las circunstancias que se presentan.

Aquí están mis 5Tips para educar a nuestros hijos para que puedan hacer frente a los tiempos de crisis o de gastos fuertes.

Primero. Que tengan una visión equilibrada de la situación actual

Y para que ellos sean sensibles y a la vez equilibrados, debemos nosotros primero tenerlo claro.

Durante algún tiempo tendremos que apretarnos el cinturón para cubrir ciertos gastos, pero así lo decidimos para poder tener momentos agradables antes.

Nuestros hijos están pequeños, pero es bueno que les hagamos conciencia de lo que pasa en su entorno, así no les costará tomar las medidas que sean necesarias para que la familia esté bien.

Con mis hijos hemos llegado al acuerdo de que, si han disfrutado por varios días las mieles de la Navidad, en enero es tiempo de volver a las rutinas y hasta de hacer un poco de sacrificio. Y, ¿por qué no?, de ofrecerlo por los que más lo necesitan.

Segundo. Que no tengan temor a lo nuevo

Algunos de mis hijos me han expresado que les da mucho temor lo que va a pasar en el futuro con nosotros.

Lo que mi esposo y yo les hemos querido transmitir es que no debemos temer al futuro o a lo nuevo, ya que cada evento trae una oportunidad de aprendizaje y mejora.

Recordemos que ellos sienten nuestra seguridad o nuestra angustia.

Nosotros podemos invitarlos a que inicien proyectos nuevos cada semana. Pueden ser encaminados a apoyar los temas de la escuela o de temas que les interesen y que no puedan ver en otros ambientes.

También hemos tomado la decisión de que nuestros hijos no se aferren a nada; por lo mismo, cambiamos constantemente de roles en los deberes de la casa, procuramos comprar cosas más bien desechables para que duren sólo el tiempo que se necesiten; los juguetes tienen un tiempo de vida útil, y en cuanto dejan de tener interés en ellos, procuramos que los donen, para que les sirvan a alguien más.

El secreto de todo esto es que nuestros hijos se acostumbren a desapegarse de las cosas sin que esto cause conflicto en ellos. Que mantengan el enfoque en la persona y no en las cosas, en el ser y no en el tener.

Que sepan adaptarse a las situaciones que se les presenten. Que puedan tener o no tener un club, que puedan tener o no tener una computadora nueva, que puedan vivir en una casa grande o en una chica; en fin, que puedan ser felices con lo que se vaya presentando y así evitemos frustraciones.

Tercero. Manos a la obra

Si ya tienen pensado algún proyecto, es importante que lo lleven a cabo, ya que es muy común que planeemos mucho las cosas y por eso jamás las llevemos a cabo. Debemos enseñar a nuestros hijos a tener equilibrio entre la planeación y la acción.

Es muy importante cultivar la innovación. Que no le tengan miedo a realizar las ideas que van teniendo. Claro que siempre deben tener nuestro apoyo y autorización para eso.

Puede ser que se trate de una maqueta de tarea, de una playera personalizada o una taza de su equipo favorito. Ellos deben sentir nuestro apoyo y, ¿por qué no?, nuestra dirección si es necesario; disfrutando más el proceso innovador que el resultado en sí.

Cuarto. No sólo lo que está de moda es bueno

Estamos acostumbrados a estar dentro de ciertos patrones de conducta o de actividad, o a comprar ciertas marcas que la sociedad nos impone; pero es importante ayudar a nuestros hijos a entender que no todo lo que las marcas nos quieren imponer es lo mejor. O que no todas las actividades que son más comunes son para todos. Por ejemplo, para correr mejor, debemos comprar tenis marca… Para estar más delgados, debemos comer productos para dieta, marca… La verdad, a veces la marca nos limita y nos perdemos de grandes oportunidades.

Y nuestros hijos lo deben tener como un estilo de vida.

Esto nos puede sacar a flote en una crisis, ya que podemos tener más opciones para ahorrar, porque a veces pagamos más por la marca que por el producto en sí.

Y Quinto. Pongamos el ejemplo

No podemos pedirles a nuestros hijos que se adapten a las circunstancias, si nosotros no somos capaces de dejar de fumar o de tomar refresco, aunque no nos alcance para llevar comida a la casa.

Es importante que nuestros hijos vean que nosotros estamos abiertos al cambio y que apoyamos sus nuevas ideas, siempre que no vayan contra su dignidad o la de los demás.

Nosotros debemos ser como los sensores y guías de nuestros hijos, para ir apoyándolos en su camino y así darles toda la seguridad que necesitan.

También es importante que vean nuestro ejemplo en cuanto a ser innovadores y emprendedores, así que debemos quitarnos el temor de iniciar nuevos proyectos y podemos hacerlo comenzando con poco. Podemos comenzar por hacer ejercicio diario o por poner un negocio pequeño que nos apoye en la economía familiar.

Pero, ¿qué pasa si fracasa el negocio? Pues nada. Podemos ponerles el ejemplo de que si algo no sale bien, lo mejor que podemos hacer es volver a intentarlo.

Y si este mes ya no me alcanza para comprar algo, pues nos adaptamos y ahorramos para que al mes siguiente lo podamos obtener, en lugar de endrogarnos poco a poco con las tarjetas de crédito, que a veces nos pueden hacer mucho daño.

¿Qué harían San José y la Virgen María en este caso?

Espero que estos pequeños y sencillos consejos les sean de utilidad.

 

 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

@TipsMama5Hijos 

www.tipsmama5hijos.com 

 

 

 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar