Últimas noticias:

A bajar los kilitos que nos dejaron las vacaciones

Esto implica un poco de reflexión y mucha valentía para reconocer que debemos cambiar. Así que aquí les dejo 5 tips para lograrlo:



Primero. Evita las tentaciones.- ¿El punto flaco son los refrescos, los chocolates o las botanas? Les recomiendo que revisemos la alacena para sacar cualquier cosa que se haya quedado de diciembre y que sea una tentación para nosotros.

Evitemos los refrescos a toda costa, porque nos llenan de gas, además de que tienen mucha azúcar; los podemos cambiar por agua natural o de sabor.

Es muy importante no tener cosas enlatadas; siempre es mejor y más barato lo fresco, pero si no se puede, por lo menos usemos alimentos congelados, ya que son más saludables. En el súper encontramos toda clase de verduras y frutas congeladas, hasta chiles poblanos listos para rellenar.

Con mis hijos procuro no tener dulces ni chocolates en la alacena, porque los aceleran y son una gran tentación.

Segundo. Un poco de disciplina viene bien.- Si planificamos nuestras comidas y hacemos una lista de los ingredientes que necesitamos, es más fácil que cuando vayamos al súper o al mercado evitemos comprar cosas que nos hacen daño y que sólo se nos antojaron en el momento.

Tres comidas al día y dos pequeñas guarniciones son las recomendables, pero siempre con medida en el tamaño de las porciones.

Yo procuro tener fruta o verdura picada para las guarniciones de mis hijos.

Tercero. Usa tu imaginación.- Nadie ha dicho que la comida sana debe ser aburrida o monótona.

Si no nos gusta cocinar, existen libros de recetas o programas de television que nos pueden ayudar; y si disfrutamos cocinar, salirnos de la rutina nos cae bien.

Así que a buscar recetas nuevas que nos ayuden a comer mejor, incluyendo el brócoli, los nopalitos, las espinacas, el amaranto y la quinoa, que le dan otro aspecto a las comidas y las hacen muy nutritivas.

Por supuesto que la comida rápida o “chatarra” está fuera de este plan.

Cuarto. Sirve menos carnes rojas.- No es necesario dejarlas por completo, las podemos combinar con pollo, pavo, pescado o incluso con carne de soya o soya texturizada que es muy nutritiva por su alto contenido de proteínas, es versátil porque la puedes guisar de muchas formas obteniendo sabores muy variados y es muy económica.

Y quinto. Los jugos pueden ser tus aliados.- Sí, son ricos y muy nutritivos. A veces las frutas que no les gustan a nuestros hijos se las podemos dar en jugo y así tener sus nutrientes, y para nosotros son una buena y rica solución.

Por ejemplo:

– Para desintoxicar los pulmones y bronquios, podemos tomar jugos de pera, melón y pepino.

– Para el sistema circulatorio y riñones: de apio y perejil.

– Para el sistema muscular y óseo y para el corazón: jugo de mango, apio y pepino.

– Para el sistema digestivo: la ciruela, la papaya y la zanahoria son de gran ayuda.

En fin, comer rico y sano no es difícil. El chiste está en comprometerse y tener fuerza de voluntad. Si nos lo proponemos ¡¡¡claro que se puede!!!

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar