Últimas noticias:

La Fecundación in Vitro (FIV) no es aceptable éticamente

1) La FIV es una técnica de reproducción asistida en la que los ovocitos se fecundan con los espermatozoides en el laboratorio. Los embriones así obtenidos se transfieren al útero de la hembra con la intención de iniciar un embarazo.



La FIV es un proceso complejo, caro, no exento de riesgo para la mujer, de eficacia limitada, no aceptable éticamente y que puede llegar a ser un negocio que explote los sentimientos de la mujer deseosa de tener un hijo.

Puede ser homóloga (los gametos: óvulo y espermatozoide proceden de los esposos) o heteróloga (al menos un gameto procede de donante distinto a los esposos).

Se calcula en 5 millones el número de personas en todo el mundo que han nacido con esta técnica. En el año 2010 se concedió el Premio Nobel de Medicina a R. G. Edwards, padre de la técnica de FIV, que logró en 1978 la concepción y el nacimiento del primer bebé probeta en el Reino Unido llamada Loise Brown (la técnica de la FIV se venía utilizando en veterinaria desde los años 50).

Por la importancia y actualidad del tema, nos ha parecido de interés esta publicación, dirigida a un público no especializado es esta técnica.

2) La rentabilidad de la FIV es baja y conlleva un altísimo número de embriones sacrificados

Los resultados varían mucho dependiendo de la experiencia del centro que la realiza y de la edad de la mujer. Consiguen tener un hijo por ciclo 1 de cada 4 mujeres que se somete a la FIV, descendiendo el porcentaje de éxitos a un 5% aproximadamente cuando la mujer supera los 40 años de edad.Y se consiguen entre 4-8 nacimientos por cada 100 embriones creados.

3) La FIV no está exenta de riesgo para la mujer donante de óvulos

Cabe destacar el “síndrome de hiperestimulación ovárica” (SHO): crecimiento ovárico excesivo tras la administración de gonadotropina coriónica humana (hCG) para conseguir los óvulos necesarios para la FIV. La extracción de los óvulos maduros se realiza por vía laparoscópica y puede resultar laborioso y molesto para la mujer.

4) Por la donación de óvulos y espermatozoides en España se realiza una “compensación económica”: 30-40 Euros por la muestra de esperma y 600 Euros por la donación de los óvulos. Las parejas beneficiadas que se someten a la FIV pagan entre 5 mil y 8 mil Euros (por cada intento de fecundación).

5) FIV frente a métodos naturales de control de la natalidad

Los métodos naturales (método Billings) tienen una elevada eficacia, tanto para la búsqueda del embarazo como para posponerlo. En un estudio realizado en 2007 por la Dra. Martínez Irazusta en 60 mujeres (50 diagnosticadas de infertilidad y en lista de espera para técnicas de reproducción asistida), 40 se quedaron embarazadas en un intervalo de 6 meses (66,6% de éxitos), según se publica en la revista “Misión” nº 19, p. 44. La tasa de éxitos para conseguir un embarazo fue del 32% en una consulta de fertilidad natural en el hospital La Paz de Madrid (semanario Alfa y Omega 20-11-2008).

Los métodos naturales, además de ser más eficaces que la FIV, no suponen costo económico, además de ser inocuos y placenteros… pero no se consideran “políticamente correctos”.

6) El negocio de la FIV

En “Diario Médico”(21-6-2007) se recogían las declaraciones de Robert Winston (profesor de Obstetricia y Ginecología, así como experto británico sobre fertilidad), en las que condenaba la industria de la FIV porque, según él, está siendo corrompida por dinero y sus médicos están explotando a mujeres desesperadas por quedarse embarazadas. Asimismo, según publicaba “ABC” (7-1-2007), en Estados Unidos (en el Abraham Center of Life, de San Antonio, Texas) se pueden conseguir “embriones a la carta” por 10 mil dólares. La pareja estéril acude al banco de embriones, pide el “catálogo” y elige el embrión deseado según las características de los donantes de óvulos y espermatozoides. También ofrecen madres de alquiler en el caso de que la futura mamá no quisiera que le implanten el embrión elegido. ¡Más facilidades, imposible!... como si el embrión (un ser humano con toda la dignidad de la persona) fuera una mercancía cualquiera.

Los centros de fecundación artificial “se olvidan”, sin embargo, de un aspecto importantísimo: la prevención de la infertilidad (¿quizás por no ser rentable?).

7) La FIV no es éticamente aceptable

Siguiendo al Prof. R. Lucas, el juicio ético sobre la fecundación artificial se articula en tres puntos:

A. El respeto del embrión humano, que no se da en la FIV porque el embrión es cosificado, sin tener en cuenta su dignidad de persona.

B. La naturaleza de la sexualidad humana y del acto conyugal. La FIV es profundamente inmoral porque divide en el acto sexual conyugal la dimensión unitiva y la procreativa. La inmoralidad no se debe a una prescripción “religiosa”, sino al hecho objetivo de que dicha escisión contradice una antropología integral.

C. La unidad de la familia. En la FIV las relaciones paterno-filiales se trastocan. El caso extremo para un niño-probeta puede ser tener tres madres (biológica, portadora y legal) y dos padres (biológico y legal).

En la Instrucción “Dignitas personae” sobre el origen de la vida humana (publicada en XII/2008) la Iglesia Católica establece dos criterios para valorar el aspecto ético de la reproducción asistida:

i) El ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el mismo momento de su concepción.

ii) El acto conyugal es el único digno de una procreación realmente responsable.

No se debe permitir que los seres humanos (y el embrión lo es) sean tratados como si fueran “cosas” que se pueden producir, manipular o comercializar. Las personas no deben ser producidas en los laboratorios, sino procreadas mediante la unión interpersonal de los esposos. El fín nunca puede justificar los medios.

8) Otros aspectos negativos de la FIV:

A. Con la FIV puede ocurrir que hermanos biológicos se conviertan posteriormente en progenitores de un mismo hijo, con el riesgo de enfermedades hereditarias que ello conlleva.

B. Ser una “persona probeta” entraña riesgos psíquicos y de “incesto biológico” (relación carnal entre parientes).

C. La implantación de varios embriones (para “asegurar” el hijo) produce tasas altas de embarazos múltiples y partos prematuros, con repercusiones negativas sobre la descendencia.

D. La FIV pone en riesgo la ecología humana y social, puesto que hermanos biológicos pueden llegar a contraer matrimonio (en Australia 30 mujeres de una pequeña ciudad han tenido hijos del mismo padre biológico: semanario Alfa y Omega 20-11-2008).

E. El deseo de alguien de tener un hijo no puede prevalecer sobre el derecho fundamental a saber quién es su padre o madre biológicos (muy bien visto por la sociedad en el caso de hijos adoptados), que se conculca en los nacimientos por FIV heteróloga.

F. No se debe aplicar a las células reproductoras humanas el mismo tratamiento jurídico y moral que damos a un órgano donado para trasplante (porque los gametos sí dan lugar a una nueva vida, única y distinta de la de los padres).

9) El “derecho” al hijo frente a los derechos del hijo

No existe el “derecho” a tener un hijo. El hijo, por el contrario (por su dignidad de persona desde el momento de la concepción), sí que tiene el derecho a ser tratado con la máxima dignidad y no como si fuera “algo” (que se puede producir “en serie”, manipular o comercializar). Las personas no deben ser producidas en los laboratorios, sino procreadas en el contexto de la unión interpersonal de los esposos. Conviene subrayar que el hijo es un don, no un derecho ni un producto.

10) En defensa del más débil

Para terminar, deseo referirme de nuevo a la Instrucción “Dignitas personae”, en la que se afirma que la Iglesia “siente el deber de dar voz” a quien no la tiene, y apela “a todas las personas de buena voluntad” a “defender la frágil condición del ser humano en las etapas iniciales de su vida”. A defender, en definitiva, a la persona más débil que es el embrión.

Lecturas y Webs recomendadas:

-Instrucción “Dígnitas Personae”(12-12-2008) sobre algunas cuestiones de bioética.

-conferenciaepiscopal.es: documentos de la CEE.

-Ver entradas sobre embriones en este mismo blog en especial el titulado “Embriones y Dignidad humana”.

-Síndrome de hiperestimulación ovárica en una mujer de 19 años. E. Amestoy y col. Medicina Clínica 135:720,2010.

-Fecundación artificial. En: “Explícame la bioética”. R. Lucas. Ed. Palabra, 2007.

-Reproducción asistida. En: “Cuestiones básicas de bioética”, p. 167. A. Pardo. Ed. Rialp, 2010.

-Técnicas de reproducción asistida. En: “Bioética personalista”: ciencia y controversias, p. 201. G. M. Tomás y E. Postigo. Ed. Internacionales Universitarias, 2007.

-El supuesto “derecho al hijo”, los hijos de laboratorio y los huérfanos biológicos. M. Martínez-López. Semanario Alfa y Omega 20-11-2008.

-Las técnicas de reproducción asistida. En: “En defensa de la familia”, p. 178. B. Blanco. Ed. Espasa, 2010.

-Problemas éticos en la selección de embriones con finalidad terapéutica. E. Collazo. Cuadernos de bioética 21 (72):231, 2010.

-aebioetica.org:Sociedad Española de Bioética.

-bioeticaweb.com.

-observatoriobioetica.com; Instituto Ciencias de la Vida (UCV).

-bioeticahoy.com.es.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo