Últimas noticias:

Contra Anaya: ¿también tú, Excélsior?

El Sistema PRI-gobierno ha estado utilizando al diario El Universal para golpear a Ricardo Anaya, pero ahora veo que se suma Excélsior, torciendo información sobre la llevada y traída compraventa de una nave industrial.


Ricardo Anaya y Excélsior


La PGR había estado circulando notas sobre “un posible caso de lavado de dinero” en dicha y conocida compraventa. Pero las sospechas caían sobre el comprador de la nave, una empresa creada al vapor por el señor Manuel Barreiro. Pero la intención burda era y sigue siendo, que ese posible lavado de dinero era para favorecer a Ricardo Anaya, es decir que lo lavaban para él. Eso era y sigue siendo un ataque político. Todo pues, un engaño para perjudicar a Anaya.

En las notas de El Universal (y algunos medios corifeos) se hablaba de una “investigación”, pero la PGR no ha mencionado que exista una carpeta de investigación sobre Ricardo Anaya, y así lo afirmaron categóricamente hace ya días.

Ahora, una noticia del diario Excélsior en la Red (12/04/2018, 10:35, Redacción) se presenta diciendo que el lavado de dinero era de Anaya, veamos. El primer párrafo de la nota dice: “En los próximos días la Procuraduría General de la República (PGR) podrá tomar posesión de la nave industrial que está relacionada con un presunto caso de lavado de dinero del candidato a la presidencia, Ricardo Anaya.” (fin de la cita; las negritas de citas son de origen).

En el segundo párrafo aparece esta frase que cito: que el “abogado de Luis Alberto López López, exchofer del empresario Manuel Barreiro, supuesto prestanombres del aspirante presidencial […]”. Lo cual es completamente falso, pues el tal López López es el supuesto prestanombres de Barreiro, no de Anaya.

Si hubo lavado de dinero, habría sido un delito cometido por el comprador, que lo sacó “del aire” para comprar la nave, pues las dudas que chismean (no que “informan”) son eso, chismes. Anaya recibió el pago de manera legítima y por medios bancarios. Lo que hayan hecho Ricardo y socios con el dinero, es asunto completamente aparte.

Todavía más adelante en su corta nota, Excélsior habla de una empresa “fantasma” que fue utilizada, dice, “para pagar, presuntamente a Anaya Cortés, 54 millones de pesos por la nave industrial”, cuando no hay “presunción” del pago sino evidencia notarial de dicho pago. Se tuerce el lenguaje ominosamente.

La operación de compraventa de la mencionada nave industrial, fue completamente trasparente y apegada a la legalidad, y si fuera el caso que el origen del dinero pagado fuera de “dudosa procedencia”, no es asunto y mucho menos responsabilidad del vendedor.

Lo grave de esta distorsión informativa, que de ninguna forma puede deberse a errores de redacción, es que ahora este otro diario se presta también a la guerra sucia de EPN y el PRI en contra de Ricardo Anaya. Por eso digo, como Julio César cuando era apuñaleado en Roma, a Bruto, su protegido “¿tú también Brutus, hijo mío?”: “¿tú también, Excélsior?”.

Como antiguo columnista que fui de su Sección Financiera, digo: qué pena, Excélsior, qué pena.

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar