Últimas noticias:

El “perdón” de Anaya: lo bueno, lo malo y lo deseable

Ricardo Anaya, candidato a la presidencia del Frente, y respondiendo al estudiantado del ITESO en Guadalajara, pidió públicamente perdón, por sus acciones que hubieran lastimado personas y haber cometido muchos, dijo, muchos errores, y es cierto, los hizo. No está mal, al contrario, abona a su favor que reconozca que se equivocó y es ello “políticamente correcto”. Hasta aquí, está bien. Pero hay más, y viene “lo malo”.



En su comentario, Ricardo mencionó que algunos aspirantes habían renunciado a sus aspiraciones, para ceder sus espacios a otros candidatos, pero, la verdad, difícilmente se ha dado el caso. Lo que ha pasado, es que gran parte de las personas lastimadas, fueron las que, contra su voluntad y legítima aspiración, con méritos y cualidades para el cargo aspirado, fueron hechas a un lado. Y aunque esto pasó en los tres partidos, lo importante es que dentro de Acción Nacional fue la regla: “tu no vas, va fulano (a), porque así lo acordamos en el Frente”. En resumen: no es verdad lo de las declinaciones electorales (salvo algún caso por allí).

Pero hay otros lastimados, todos aquellos militantes y simpatizantes del PAN, que están furiosos, por decir lo menos, por los acuerdos con el PRD y MC, en general, y que, conforme a los principios de Acción Nacional, son inaceptables. La gran queja, y ahora imposible de resolver, es el haber aplastado la democracia interna del partido con las designaciones. Este es el más grande error de los que Ricardo reconoce haber cometido (aunque no lo mencione). De parte de estos lastimados no se aceptará perdonarlo, por simple naturaleza humana.

Hay más que decir, pero dejémoslo así.

Y ahora, ¿qué es lo deseable? Primeramente, entender que pedir disculpas, pedir perdón, no resuelve nada de lo lastimado, de lo dañado al propio partido y a personas en lo individual. La gran queja, y ahora imposible de resolver, es el haber aplastado la democracia interna del partido. Es necesario, como consecuencia de su perdón pedido, que tanto el candidato Anaya, como su equipo de campaña y el CEN panista, así como los comités estatales y municipales, busquen, intenten, una “operación cicatriz”, algo muy, pero muy difícil de aceptar por los “lastimados”.

¿Qué pueden hacer? Ya las candidaturas están designadas, propias del PAN, algunas altamente ofensivas por las personas sin mérito o inexistente “perfil adecuado”, y las impuestas al panismo con candidatos de los otros dos partidos y, el colmo, de un cuarto partido local en Sinaloa, el PAS, simplemente porque representa votos. Se puede hacer muy, pero muy poco, pues ya no hay marcha atrás en las designaciones (legales pero ilegítimas). Y esto, es lo más lamentable.

Algo sí puede hacerse ahora con los simpatizantes y militantes que se sienten completamente identificados con la doctrina humanista del PAN, y es dejar de atacarlos, de estigmatizarlos cuando respaldan candidaturas ajenas a las impuestas, porque con eso no se lograría recuperar su confianza. Ricardo, su equipo, el CEN y los comités estatales y municipales, deben evitar en lo posible la guerra sucia, en general fuera de control, pero al menos insistir y volver a insistir entre el panismo y simpatizantes, “que no es por allí”, denigrando al adversario político y a sus simpatizantes, que se ganan votos.

Algo se puede hacer tras las elecciones, y es recuperar la democracia interna del PAN. Para lo que venga. Y en lo que se gane, que se reparta el pastel de cargos de confianza en las administraciones a realizar, con panistas íntegros (no oportunistas). Esos que puedan llevar adelante los principios del humanismo del PAN: dignidad de la persona humana, respeto a la vida, a la familia y al matrimonio naturales, solidaridad, subsidiariedad y bien común.

Otra cosa deseable, sobre todo para mejorar en lo posible la cara ante los desilusionados por la política electoral de Ricardo, es aprender, pero de ¡ya! a defender la figura del candidato Anaya,

que la guerra sucia gubernamental tanto le ha dañado, ya que, por ahora, no han sabido hacerlo. La comunicación social de la campaña, da lástima por su escasa eficiencia y falta de oficio. Mientras haya quien diga que dará un “voto útil” a Ricardo, es que la campaña va mal en algo.

Pero sobre todo esto, lo deseable para obtener, en lo humanamente posible, el solicitado “perdón”, es corregir cuanto error sea posible de esos muchos que Ricardo reconoce haber cometido, sobre todo frente a las elecciones y las intenciones de voto. Cuidar mucho, pero mucho, la oferta de gobierno posible de realizar. El PAN ha perdido cara ante los votantes, hay demasiados lastimados, dentro y fuera de la militancia, a los que hay que intentar ganar en su intención de voto y en su voto efectivo el primero de julio.

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar