Últimas noticias:

Elecciones en EU: Catch-22, lo que salga pierdes

La expresión Catch-22, común entre los angloparlantes, hace referencia a una novela que lleva ese título, y que se refiere a condiciones absurdas para los soldados americanos en la Segunda Guerra Mundial. Catch-22 es un dilema en donde, paradójicamente, lo que decidas, lo que hagas, pierdes. Callejones sin salida, pues.



Pues la elección presidencial en Estados Unidos el 8 de noviembre está en el caso, sólo uno de dos candidatos puede ganar, los independientes ni cuentan, sus candidaturas son testimoniales. Hillary Clinton o Donald Trump: malos, peligrosos candidatos los dos.

Para los mexicanos en particular, y para los inmigrantes ilegales o aún legales de Hispanoamérica en Estados Unidos, Trump es una verdadera amenaza. Y lo es porque ya lanzó suficientes amenazas como para temer que pueda llegar al poder del país más poderoso del mundo, el más influyente. Dicen de tiempo atrás los políticos gringos que son “buenos amigos y terribles enemigos”, lo malo es que eso de buenos amigos, a muchos nos parece que está por verse.

Trump tiene muchos defectos, señalados por sus enemigos y por sus críticos, no tiene experiencia política alguna y bien lo ha demostrado con su forma de expresarse. Los triunfos empresariales que presume son debatidos por gente que sabe de ellos. A Donald le temen más por lo que dice que hará si es presidente, que por su trayectoria. También se le teme por su temperamento, que puede llevarlo a tomar decisiones con poder militar desastrosas para el mundo.

El problema para quienes no quieren a Trump desde fuera de su país, es que les parece completamente claro el por qué no debe ser electo, y ven sus propuestas como descabelladas, con muchas fobias, pero… Pero para millones de sus conciudadanos, su mensaje central es muy atractivo, ofrece muchas cosas que la gente quiere oír y llegar a tener, en materia económica y de empleo, por ejemplo. Su frasecita de hacer grande a América de nuevo, le gusta a la gente, sobre todo a la descontenta con muchas de las actuales políticas de gobierno demócrata de Obama.

Que si gana Donald podrá tomar muchas medidas que perjudicarán a millones de personas, dentro y fuera de Estados Unidos. Otras no podrá hacerlas porque no tendría el apoyo del Congreso. En éste, los demócratas le votarían en contra, y muchos republicanos harían lo mismo. No es querido entre la militancia y sobre todo por la dirigencia republicana. Pero que puede hacer daño, es indudable.

Quiere regresar a su país mucha industria manufacturera que salió a China y luego a México en particular. ¿Cómo? Imponiendo altos aranceles de importación, de tal manera por ejemplo que el precio final de un auto importado se nivele con el de uno fabricado localmente a mayores costos. ¿Qué significa esto? Que el ciudadano pagaría su auto mucho más caro. Pero por ahora a millones de sus fans eso no parece preocuparles.

La dirigencia del Partido Republicano está muy preocupada, ganarían la elección y perderían la presidencia, pues Trump gobernaría con su gente y como le pegara la gana, dejando fuera al Partido Republicano, al que solamente está usando.

Por otra parte, Hillary no es ninguna perita en dulce. Tiene una larga carrera política y mucha cola que le pisen. Alguna ya salió a la luz como probable comisión de delito, como es el caso de sus mensajes de correo electrónico, con información clasificada que indebidamente envió por direcciones de correo no oficiales. Pero el FBI, al servicio de su jefe y promotor Obama, la exoneró. Aun así, la mancha está allí. ¿Lo tomarán en cuenta los votantes? Lo más probable es que no.

Los enemigos y los críticos de los Clinton se han dedicado a sacar esos trapitos al sol, con acusaciones muy graves respecto a la política y acción internacionales que Hillary llevó al plano mundial, incluidas acusaciones de haber financiado y promovido al autollamado “Estado Islámico”. Hay quienes difunden una lista de 200 razones por las cuales no se debe votar por ella, pero… De nuevo: ¿harán caso los votantes?

Hay un asunto en particular que temer de Hillary, y es el genocidio por el aborto. No solamente lo han apoyado Obama y ella dentro de Estados Unidos, sino también fuera de él. Matar seres humanos por millones, textualmente, mientras están en estado de gestación materna, es un objetivo que abiertamente persigue esta mujer. La gran empresa llamada Planned Parenthood, que hace millones de dólares de negocio con el aborto y traficando con órganos humanos de dichos abortos, la ha financiado en su campaña con muchos millones de dólares.

Su conocida obsesión por el aborto alarma a muchos votantes partidarios del respeto a la vida, y por eso piden no votar por ella. Pero además, para los millones de americanos que son fieles de alguna de las religiones cristianas, hay la amenaza de la Clinton de tomar medidas de gobierno en contra del cristianismo, y no es una deducción, ella mismo lo dijo.

Por su fanática obsesión abortista, la Hillary gana simpatizantes de quienes son partidarios de lo que se conoce como “cultura de la muerte”, los “Pro-choice”, pero es rechazada por los partidarios de la cultura de la vida, los llamados “Pro-life”. Como esta mentalidad abortista de Clinton es rechazada por millones de ciudadanos, Trump se ha rodeado de algunos dirigentes pro-vida en su campaña, para atraer el voto de quienes rechazan las políticas abortistas. Sin embargo, para quienes conocen de antes a Trump, saben que se había manifestado también a favor del aborto, y no le creen que haya cambiado de opinión, que su postura es solamente electoral.

Suficientes y conocidas razones hay para rechazar el voto a favor de ambos candidatos en noviembre, para gobernar cuatro y hasta ocho años. Y no se trata de la conocida “guerra sucia”, que también la hay, sino de importantes denuncias y señalamientos ciertos contra ambos candidatos. Pero la ciudadanía elegirá a uno de ellos. 

Así que como país, y aún como mundo, nos enfrentamos a eso que cité al principio: es un Catch-22. Gane quien gane de esos dos, vamos a perder mucho, los gringos, los mexicanos y el mundo.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar