Últimas noticias:

CNTE: ¿Diálogo o intransigencia?

El caso de la CNTE no es diferente de otros alrededor del mundo sobre su concepción de “diálogo”. Exigen diálogo al gobierno federal, pero también condicionado, como el exigir (sin ningún derecho a ello) que no sea con la Secretaría de Educación Pública, sino con Gobernación. Pero lo esencial es que su demanda de dialogar es monotemática e irreductible: dar marcha atrás a la reforma educativa, revertir las reformas a la Constitución General y anular los cambios a las leyes secundarias.


México; CNTE, reforma educativa


Para muchos intransigentes, el concepto de diálogo es sencillo: nos sentamos a hablar, ponemos sobre la mesa nuestros reclamos y la contraparte las acepta sin discutir ni negociar. Es el todo (lo nuestro) o nada (lo de ustedes).

Dialogar o discutir, es sentarse a platicar sobre opiniones o posiciones diferentes y analizar juntos todo ello. De allí se puede llegar a un consenso o no, aunque lo que se busca es el consenso. Pero sentarse a hablar sin discutir nada, sino solamente exigiendo que se acepte el dicho de una de las partes, entonces no hay diálogo, es monólogo en la práctica, unos dicen todo y los otros solamente dicen “sí”.

Cuando la CNTE habla de diálogo, lo hace para ganar imagen pública, quieren dialogar, dicen y no se les hace caso, se les niega ese derecho. Sólo que no es diálogo lo que buscan, sino la rendición absoluta del gobierno y del Congreso a sus exigencias: ¡abajo la reforma educativa! Incluyendo en especial, el acabar con la evaluación de los profesores.

Durante el largo tiempo en que se discutió la reforma educativa, tanto en el Congreso Federal como en los de los estados que votaron la reforma constitucional, tanto la CNTE como cualesquiera otros interesados, pudieron dar sus opiniones. Se hizo así, y los legisladores no aceptaron las exigencias (disfrazadas de propuestas) de la CNTE. Hubo diálogo público sin llegar a consensos.

Así, la posición del gobierno federal es muy clara: la reforma educativa, constitucional y en leyes secundarias, no está ya en mesas de discusión. El ofrecimiento oficial a la CNTE es claro: podemos sentarnos a la mesa a discutir lo que deseen sobre la educación escolar en México, menos lo ya aprobado a nivel legislativo nacional. Ese tiempo ya pasó.

De cualquier manera, el gobierno federal pide a la CNTE cumpla una condición para sentarse a dialogar sobre temas distintos de deshacer la reforma educativa: que asistan a dar sus clases los maestros de la CNTE. Esto es más que razonable, pero la organización magisterial se niega.

Algo más, cuando la cabeza de una organización, la que sea, exige diálogo y desea dar la impresión de buscar justicia, como dicen en la CNTE, no amenaza con causar cada vez mayores daños y contratiempos a la sociedad, ajena al conflicto, y menos aún cumple esta amenaza.

Muchas personas y personeros de diversas organizaciones no toman en cuenta estas posiciones irreductibles, y se quejan de que el gobierno no quiere escuchar a los maestros, no quiere dialogar, dicen. Victimizan a esos dirigentes magisteriales y acusan al gobierno de cerrazón. Pero no consideran la cerrazón de la CNTE, la evaden.

Los apologistas y defensores de la CNTE no toman en cuenta la realidad de las partes en conflicto. Simplemente ignoran o pretenden ignorar lo que la CNTE pide, cuyas discusiones ya pasaron, y que cualquier otro tema educativo, puede ser discutido. Pero la CNTE ha demostrado ad nauseam que eso no les interesa. Lo que exigen es solamente una cosa (todo lo demás es derivado de ello): dar marcha atrás a la reforma educativa. Y por no recibir la rendición oficial, dicen que no hay diálogo.

Por lo demás, al no recibir respuesta a esa particular mesa de diálogo irreductible, la CNTE recurre a la violencia y al delito tipificado contra la población y el gobierno, que se ven afectados en sus personas, sus bienes y la libertad de movilización. Quien pide diálogo no puede justificar la violencia ilegal. Pero para la CNTE y quienes los ven como víctimas, eso no tiene importancia. Si no dan clase, a eso... tampoco le dan importancia.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar