Últimas noticias:

¿Qué la corrupción no es una cultura? Pues sí lo es

Hay un problema de lenguaje cuando a algunas personas no les gustan ciertas expresiones. Es el caso del término “cultura”. Y lo es en referencia a la corrupción, pues se ha dicho que en nuestro país hay una cultura de la corrupción.


México; corrupción, cultura


¿No les gusta esta frase? Lástima, porque es perfectamente correcta. La práctica de la corrupción en algo que se realiza reiteradamente en México, al igual que en la mayor parte del mundo. Y se practica la corrupción tanto en las relaciones particulares como en actos de gobierno, porque es parte de la cultura nacional.

La corrupción se ve como algo “normal” en nuestra sociedad, normal aunque indeseable, pero consistente en relaciones comerciales y uso de recursos, públicos y privados. No gusta, se dice indebido, pero se sigue practicando.

Insistamos: la corrupción ES parte de la cultura o forma de pensar y actuar en México, de la mentalidad nacional. NO ES privativa de los gobiernos, se da también en la sociedad civil, sobre todo en actividades comerciales. Restringirla e intentar combatirla sólo en actos de gobierno es fracasar desde el principio.

¿Qué es cultura en sociología? Una buena definición es ésta: “Una cultura es el modo de vida de un pueblo. En tanto que una sociedad es el agregado de individuos que siguen un mismo modo de vida, una sociedad está compuesta de personas y, el modo como se comportan esas personas, es su cultura”.

Las culturas de las sociedades y naciones son resultado de procesos sociales, y cuando a una sociedad algo de su cultura no le gusta, puede iniciar y mantener un proceso de cambio, se llama re-culturización, o también se le conoce como transculturización (pasar de una cultura a otra).

Un ejemplo: cuando los españoles conquistaron Tenochtitlán, cortaron de tajo la cultura mexica del canibalismo, que sucedía a los sacrificios humanos en donde hoy está el Zócalo capitalino. A los mexicas, como a otras sociedades, comerse al prójimo les parecía “normal”. Otro ejemplo: el machismo es parte de la cultura de muchas sociedades; para evitarla, se requiere un cambio de mentalidad.

Mientras no se quiera reconocer a la corrupción como un asunto de cultura, no se podrá evitar. México requiere un cambio de mentalidad, para que la corrupción se reduzca. Así como se han hecho grandes esfuerzos por acostumbrar a la sociedad a cambios de cultura en otras materias, se puede hacer con la honestidad. Se habla por ejemplo de una nueva cultura del agua, para cuidarla, o una nueva cultura de cuidado del medio ambiente. Es correcto.

Si la sociedad mexicana no hace conscientemente un proceso de re-culturización respecto a reducir la corrupción y volverse una sociedad de gente más honesta, el combate legal y penal en particular en el gobierno, no llegará muy lejos. Se trata de un esfuerzo de cambio de mentalidad, es decir de “cultura”, para pasar de “el que no tranza no avanza” al valor humano de la honestidad, en la sociedad y no sólo en el gobierno.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar