Últimas noticias:

La famosa “hoja de vida” y las candidaturas

Si para conseguir un empleo, sobre todo de alto nivel, se requiere presentar un buen historial de vida, ello debe ser mucho más definitivo para un cargo político. Debe ser obligación tanto del aspirante a una candidatura como para quienes lo apadrinan o proponen.


Análisis Político


La mejor manera de prever cómo se comportará un político en el futuro, es saber qué ha hecho en el pasado. Creo que en el mundo entero las promesas de los políticos son siempre vistas con suspicacia o desprecio, tanto por los ciudadanos pensantes como por aquellos que ya han sufrido malas experiencias: prometen, llegan y se van, y “todo sigue igual”… o peor.

Por supuesto que las propuestas, promesas, planes de gobierno que propone un presunto candidato en serio, deben tomarse en cuenta para tomar una decisión o una votación partidaria. Pero siempre, no sólo para la actividad política, debe conocerse, investigarse y reflexionarse la trayectoria de un aspirante a lo que sea, hasta de un pretendiente de tu hija o tu hermana.

La trayectoria política, ejecutiva o legislativa de un aspirante a un puesto de elección popular es definitoria de lo que se puede esperar de él. Lo es también la congruencia real o fallida entre los principios que dice tener y lo que haya hecho en su vida, dentro y fuera de la política.

Y hay que tomar muy en cuenta una práctica muy común en campañas electorales. Los expertos en guerra sucia que escarban en la vida de las personas, para encontrar materia para ponerlas en vergüenza, difamarlas con base en hechos o dichos ciertos o falsos ─pregunten a José Luis Preciado─. El mundo está lleno de ejemplos. Y si el personaje que se presenta como candidato tiene cola, que lo exhiban y la pisen…

Pongamos un ejemplo. En Veracruz, Ricardo Anaya está empecinado en imponer como candidato panista a la mini-gubernatura de dos años a Miguel Ángel Yunes, quien milita en el PAN tras una larga carrera política en el PRI. Como al parecer Ricardo impondrá su voluntad, al menos debería presentar a la militancia panista la forma en que Miguel Ángel se comportó cuando tuvo el gran poder de ser Secretario de Gobierno de Veracruz.

No es nada difícil averiguarlo, ya que hay mucha información pública al respecto, así como innumerables testigos de su conducta como hombre con poder de gobierno; máxime si la historia nos muestra cómo el PRI-gobierno ha dado a quienes le parece, poderes supra-constitucionales casi para hacer lo que les pegue en gana, dentro y fuera de la Ley. Pregunten al millonario Moreira.

Si Ricardo Anaya quiere imponer como gobernador a Miguel Ángel Yunes, debe dar a conocer un historial imparcial de cómo ejerció su poder como Secretario de Gobierno veracruzano, más si radio-pasillo decía entonces que su jefe era un gobernador débil de carácter y que el señor Yunes ejercía realmente muchas funciones decisivas de gobierno del Estado.

Hay otro caso, el del casi saliente gobernador poblano Rafael Moreno Valle. Estaba abiertamente apoyado por Ricardo Anaya en sus pretensiones de ser el candidato presidencial en 2018. Anteriormente, Moreno Valle apoyó descaradamente a Gustavo Madero y Ricardo Anaya en las elecciones de presidente del PAN, e inclusive torpedeó en lo que pudo la campaña de Cordero-Oliva. Parece que ahora, como Ricardo Anaya quiere la candidatura, ya no apoya a Moreno Valle.

Pero de todas maneras, la administración poblana de Moreno Valle ha sido de mucha obra pública, que gusta a propios y ajenos, pero con muchas quejas de autoritarismo, quejas que provienen de demasiadas fuentes para no tomarlas en cuenta. En este caso, el historial u “hoja de vida” más reciente de este gobernador se está desarrollando frente a los ojos de los mexicanos, es más fácil. Esto, a pesar de la enorme inversión de Moreno Valle (y otros gobernadores aspirantes a la Silla del 18) en publicitar su imagen a nivel nacional.

Otro caso más, el de Sinaloa. Héctor Cuén, quien fue rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, la UAS, tiene defensores y acusadores con serios argumentos sobre la calidad de su rectoría, y sobre todo de la honorabilidad en el uso de recursos. No hay manera de presentarlo como el gran hombre que dice ser, sin que muchos digan lo contrario. Fue alcalde de Culiacán y abandonó el cargo por una mejor posición política, lo que no puede ser bien visto. Pero también a él lo quieren imponer (sí, imponer) como candidato de la alianza PAN-PAS.

En estos tres ejemplos, ¿pueden los aspirantes y sus padrinos demostrar, sí, de-mos-trar, que en su vida pública se han comportado en el uso del poder en congruencia con la doctrina de Acción Nacional, para tener una honesta base de pedir a la militancia que los apoye? La respuesta es toral. Y esto vale para cualquiera otra candidatura del PAN. No se trata de que hayan sido panistas, sino de haber llevado una vida congruente con valores universales del humanismo.

Las personas no cambian de la noche a la mañana, salvo quizás algunos conversos por acción divina directa del Señor. Por esa razón, es imprescindible, para la toma de decisiones de candidaturas, el poner en caja de cristal frente a los militantes primero, y luego la ciudadanía votante, el cómo se ha comportado un aspirante a candidato en su vida privada, profesional y, sobretodo, política. Los ejemplos de candidatos electos fallidos por mano propia sobran, así que no se puede volver a ignorar el pasado de un político antes de buscar encumbrarlo, y más si será a nombre del partido.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar