Últimas noticias:

¿Y por qué siguen votando por el PRI?

Desgraciadamente se ha sobresimplificado mucho el tema: que por una torta, un Frutsi y un billete justo antes de votar lo hacen por el PRI. Y no, no es tan simple. Las decisiones de votar por el PRI ni son todas de último momento ni todos los millones de sus votantes recibieron esos regalitos.


Análisis Político


Dejemos de lado los votos inexistentes que aparecen en las casillas y en las actas, que falsifican resultados y los obtenidos con engaños, y veamos los votos verdaderos. Comencemos a reflexionar, desde el tal “voto duro” hasta la no aceptación de los otros partidos y candidatos, y el viejo principio de que “más vale malo por conocido que bueno por conocer”. Y el buen éxito de las guerras sucias.

Pero hay algo importante que destacar: cada vez más, comparado con hace decenios atrás, proporcionalmente menos ciudadanos votan por el PRI. Así, vemos triunfos electorales del priismo con porcentajes mucho menores, ganando por una mayoría que puede ser de un tercio de los votantes.

Otro punto a considerar es la dispersión de votos por los demás partidos y como novedad por los independientes. Eso hace que la minoría de votos por “el partidazo” sobrepase los de otro partido también con muchos votos.

Pero los que siguen votando por el PRI lo hacen también, por supuesto, por razones distintas de las famosas tortas, una despensa, o los $500 post-voto. ¿Por qué? Muchos puede ser por simple costumbre, que es vista como lealtad debida: “yo siempre con el partido oficial”. 

Otros, puede ser, porque los gobiernos más cercanos, los municipales, les dan una calidad de servicios públicos y atención a los que ven como “normales”. Digamos que personalmente no tienen queja, y el mundo de los grandes problemas nacionales lo ven como algo muy lejano de su realidad.

Los beneficiados de una forma u otra por “el partidazo”, votan por él para no perder sus prerrogativas, sean un cargo público, un negocio repetitivo o favores de otro tipo, para sí o los suyos. A veces es por auténticas amenazas de perder lo tenido, como en servicios públicos para el pueblo.

El populismo gana votos, y el PRI tiene mucha experiencia: regalar cosas o hacer obras pendientes en el momento adecuado, lo consigue. Y también las promesas maravillosas y el “ahora sí”, ganan votos, pues como dicen: la esperanza es lo último que muere.

Otros, del famoso voto duro auténtico, votan así porque son presionados, amenazados, aun cuando no se pueda comprobar el cómo votaron. Hace tiempo era más fácil dar una boleta ya marcada y regresar una en blanco. Ahora les exigen una foto de celular.

Hay sin duda muchos militantes y no militantes priistas que simpatizan con el PRI, y no les importan las quejas ajenas y señalamientos en contra. En general, los hay que piensan sinceramente que “todos los políticos son iguales”, así que “para qué cambiar”. La corrupción y esas cosas, las hacen “todos”.

Las guerras sucias y las descalificaciones hechas con o sin fundamento, ayudan también sin duda a que los simpatizantes del PRI lo prefieran frente a otras opciones. Que muchas personas se ciegan ante cualquier argumento en contra del priismo o a favor de los demás, es un fenómeno que se comparte con otros asuntos humanos, desde la religión hasta las preferencias deportivas.

La cuestión de por qué ciudadanos “siguen votando por el PRI” no tiene así una respuesta, es casuístico. Muchos lo hacen convencidos de tener razón y no por eso se les puede insultar como idiotas o necios. Las razones, son muchas.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar