Últimas noticias:

Anticorrupción panista: asunto de expertos

 

Acción Nacional tendrá una Comisión Anticorrupción, ya formal con la Reforma de Estatutos, lo cual es una buena idea, pero llevarla a cabo es asunto muy complejo, y creo que desborda en mucho la idea de quienes la impulsan y esperan con ansia. Pero se habla de un “sistema anticorrupción”. Muy bien, veamos.


PAN


 

Luis Felipe Bravo Mena encabezará la Comisión, pero hay que integrarla con más miembros, y para que realmente funcione y las cosas no les pasen de noche, tendrán que ser expertos en el tema. El partido no podría darse el lujo de nombrar buenas personas, honestas pero que sean aprendices (y en ese caso, alguien experto debería enseñarles).

Sí, la Comisión debe tener miembros que tengan probada experiencia en el ramo, y el partido los tiene, ya que durante doce años tuvo en sus manos la Secretaría de la Función Pública, con altos funcionarios panistas: Secretarios y subsecretarios, oficiales mayores, directores… Ninguno de ellos tiene que aprender, ya saben lo que hay que hacer.

No es fácil detectar los actos de corrupción, se pueden ver sus efectos o tener sospechas de ellos, pero quienes los cometen no se distinguen por tontos, y saben esconder las corruptelas para que no se noten y mucho menos se puedan probar judicialmente. Sin experiencia, los hechos, aún denunciados, pueden pasarle enfrente a la Comisión y que ésta no sepa qué hacer. Aún los delitos descarados se pueden mostrar difíciles de investigar y consignar ante la justicia. El mundo está lleno de ejemplos, en México los tenemos de sobra.

Pero no es solamente cuestión de comisionados, es asunto de trabajo de campo, y mucho. Se requiere todo un equipo también con experiencia en el campo. Claro que también se puede aprender, pero hay suficientes panistas que ya aprendieron, a nivel federal y local y en la empresa.

Los miembros de la Comisión tendrían que dedicarse a tiempo completo a la lucha interna panista contra la corrupción, y eso no es posible. Se necesita integrar ese equipo que menciono, aunque la idea del CEN no sea aumentar burocracia interna, tendrá que hacerlo; de otra forma la lucha contra la corrupción será sólo una buena intención, honesta pero no realizada, salvo casos notorios y fáciles de probar. Un “sistema anticorrupción” requiere una estructura administrativa anticorrupción.

Toda denuncia o sospecha de actos de corrupción necesita ser investigada y eso toma tiempo, a veces mucho tiempo. Hay que saber qué buscar y dónde buscar, y también con quién buscar, para no caer en cómplices del delito.

Los procesos de auditoria pueden ser desde sencillos hasta muy complicados, e integrar expedientes que poner en manos, tanto de los órganos internos del PAN como de la procuración de justicia, lo que requiere abogados expertos. Lo peor que puede pasar es que los culpables tengan impunidad por incompetencia de quienes les acusan.

Primero que nada, es cosa crítica la definición de los asuntos de competencia de esta Comisión, pues en los comentarios de militantes, les gustaría que incluyeran todo lo que es violatorio de estatutos, leyes y reglamentos, y eso no es posible ni deseable. Hay que establecer límites.

En general, en el mundo se persigue como corrupción la apropiación de dineros públicos sobre todo, y de bienes al servicio de la nación, que se disfrutan personalmente. Es corrupción usar tiempo y trabajo de servidores públicos o de personal del partido para fines ajenos a sus funciones oficiales. Es corrupción hacer arreglos para que en negociaciones de contratos y compras de bienes y servicios, o en gestiones de erario público, se obtenga un beneficio monetario, los famosos moches.

Son también actos de corrupción el chantaje y el soborno, hechos por funcionarios públicos o del propio partido. Es corrupción pedir dinero para gestionar y realizar pagos a proveedores. Lo es también el nepotismo. E insistamos, la mayor parte de estos delitos no dejan rastro o dejan uno difícil de seguir o de servir de pruebas incriminatorias. Recordemos una anécdota con diferentes escenarios pero mismo tema: “¡Es usted un ladrón!”; “A ver, pruébemelo…”: “Dije que era ladrón, no tonto.

Algo muy importante para el partido, sus simpatizantes y el pueblo en general: no hay que dar lugar a expectativas e ilusiones irrealizables, sobre todo, ojo, a corto plazo. No debemos dar lugar a que militantes piensen que en unos cuantos días habrá corruptos panistas sancionados y/o encarcelados. No, eso no va a pasar, se requiere tiempo y así debe hacerse saber a todo mundo. Que no acusen a Luis Felipe que en dos semanas “no ha enviado a nadie al bote”.

Todavía hay otros temas: establecer medidas que inhiban y obstaculicen la corrupción en el partido y en las administraciones públicas panistas y en las legislaturas. Hay que dar vías a las denuncias de posibles actos de corrupción. Es decir adoptar buenas medidas preventivas para evitar esos delitos.

En fin, la lucha anticorrupción, en donde sea, no es asunto ni fácil ni rápido. No es tampoco encargo de personas bienintencionadas y honestas pero inexpertas; no es suficiente; se requiere saber qué hacer y cómo hacerlo, y se necesita personal especialista que lo haga. Y además, se requieren medios materiales, y todo eso cuesta dinero, y si no se les asigna presupuesto suficiente, la gente se quedará esperando que los “peces gordos” sean enviados a la cárcel y expulsados del partido, y más aún que regresen lo robado.

Efectivamente, se requiere todo un SISTEMA anticorrupción al interior del partido. Y por supuesto, ese sistema, encabezado por la Comisión, debe estar libre de manipulaciones de poder: autonomía de función.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar