Últimas noticias:

Drogas, ¡Gran venta de Verano! (Tercera Parte)

Veamos otras posibles consecuencias. Una de ellas sería la de decretar una amnistía general para los miles y miles de criminales, quienes de ahí en adelante podrían convertirse en “empresarios” de la droga. ¿Quién mejor que ellos conoce el mercado? En todo caso, las autoridades los obligarían a poner en los empaques y en la publicidad de sus mercancías –por ejemplo de la mariguana– la leyenda: “el abuso en el consumo de este producto daña la salud. Come frutas y verduras”.


Drogas en México


¿Y si no se decreta la amnistía? ¿Y si los delitos cometidos siguen siendo objeto de investigación, persecución y sanción? Esto tendría por lo menos dos efectos:

El primero, que los delincuentes continuaran haciendo lo que saben hacer: secuestrar, robar, extorsionar, matar, traficar –en este caso en el mercado negro o en la piratería. ¿O alguien está pensando en alguna milagrosa conversión? Habría que imaginarse a los vendedores ambulantes promoviendo y gritando las bondades de sus productos en plena plaza pública: “¡Pásele joven, de cuál quiere! ¡Aquí todo es original… Garantizado!

El segundo efecto: empresarios sin escrúpulos, pero sin antecedentes penales, ingresarían en el mercado de la droga e invertirían fuertes capitales para enriquecerse “legalmente”, a costas de la salud física y mental y hasta de la vida de muchos seres humanos.

La verdad que ahora los “legalizadores” quieren ocultar, es que el combate al narcotráfico era inevitable e impostergable. Sus consecuencias las conocíamos, las advirtió a tiempo el Presidente Calderón y las asumió con responsabilidad, y con responsabilidad también, advirtió en su momento del largo camino que hay aún que recorrer, para lograr el control, si no total, sí en términos de lo que hace a un país ser más decente. El verdadero “Estado fallido” hubiera sido el resultado inevitable de no hacer nada.

Tal parece que al presidente Peña Nieto no le ha quedado más que continuar la lucha frontal contra el narcotráfico, a pesar de haber declarado a los cuatro vientos que cambiaría su estrategia. Y no la ha cambiado, no puede ni debe cambiarla, no durante los años que siguen y en los próximos sexenios, sea quien sea quien gobierne.

Finalmente, las verdaderas soluciones deben ser estructurales. Entre ellas, la más propia de una vida con dignidad, seguridad y paz, es la educación en valores cívicos y morales. Ciertamente esta es una solución a mediano y largo plazos. Los cambios de fondo son cambios generacionales, llevan tiempo pero, si no empezamos ahora no habrá policía, ni ejército, ni mercado que impidan la destrucción del tejido social de  la sociedad mexicana.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar