Últimas noticias:

¿Nacionalismo o patriotismo? Segunda parte

Sin embargo, la determinación de una “esencia nacional”, que establezca la identidad definida por un mismo origen y una misma tradición, resulta hoy obsoleta. No es la comunidad orgánica de sangre y de suelo o de costumbres y de historia, lo que somete a su ley los comportamientos individuales, sino que lo que forma las naciones es la congregación voluntaria de las personas. “Una nación es, por consiguiente, una gran solidaridad constituida por el conocimiento de los sacrificios que se han hecho y de los que se está dispuesto a hacer. Supone un pasado: se resume, sin embargo, en el presente por un hecho tangible: el consenso, el deseo claramente expresado de continuar la vida en común. La existencia de una nación es un plebiscito cotidiano”.3


México


La verdadera esencia de una nación está constituida por la manera de compartir un postulado ético: el de la solidaridad. Es el único modo como el discurso nacionalista tenga algún sentido. No se trata de una solidaridad que mire solamente hacia adentro de la nación, sino una solidaridad a la vez histórica –intergeneracional- y universal. Es ahí donde la nación se convierte en la patria. La responsabilidad solidaria exige ciertamente el respeto por las diferencias, tanto las internas como las externas, pero sobre todo una actitud generosa (subsidiaria), generadora de una conciencia social ética. “Lo que diferencia a las naciones no es la raza ni la lengua. Los hombres sienten en su corazón que son un mismo pueblo cuando tienen una comunidad de ideas, de intereses, de afectos, de recuerdos y de esperanzas. Eso es lo que constituye la patria […] la patria es lo que uno ama”.4

Pero el amor a la patria significa adhesión a los principios y valores que la constituyen, pero sobre todo la proyección y la construcción de todo aquello que será parte indisoluble de nuestra herencia, la que hemos recibido de nuestros padres y abuelos, sólo para que nuestros hijos y nietos puedan continuar nuestra obra. El nacionalista es aquel que malgasta o simplemente entierra el tesoro heredado. El nacionalista grita ¡Viva México! Cuando en realidad lo está queriendo enterrar, sólo para tener el pretexto de brindar en sus funerales.  La patria no es algo estático, inmóvil, no es esa herencia que gastamos hasta dilapidarla, sin contribuir a mejorarla y engrandecerla. El patriota, en contraste, recibe con agradecimiento la herencia paterna y se siente comprometido a multiplicarla al ciento por uno. Del pasado acepta con amor lo vivo, lo perenne, pero desecha lo muerto, el lastre que impide la trascendencia.

Desde la cultura clásica  greco-romana hasta nuestros días, pasando necesariamente por el cristianismo, si lo entendemos como el primer gran impulso de la mundialización, casi todos los pueblos de la tierra están imbricados en un entrelazamiento de procesos de comunicación y de enriquecimiento intercultural, que transmite valores, costumbres, conocimientos, lenguas y pautas de conducta, que sirven para intercambiar experiencias, adaptarse y responder a los cambios de la sociedad.  La patria, todas las patrias, se han formado por ese formidable impulso que tiene el ser humano de encontrarse con sus semejantes. Hace 2500 años, Demócrito, que no sufría de ningún chauvinismo ni provincialismo, decía que “La patria de un hombre razonable es el mundo”. Y, “Es más importante conquistar una verdad que un trono”.

Por su parte, Goethe nos dice que “Como hombre, como ciudadano, el poeta amará a su patria; pero la patria de su fuerza y de su acción poéticas son la Bondad, la Nobleza, la Belleza, que no están ligadas a ninguna provincia especial, a ningún país en particular, puesto que él los toma y forma allí donde los encuentra.”5  El Estado moderno de la posguerra es, en Occidente de manera notable, un estado ético, porque por primera vez se está en camino de conseguir una reconciliación entre los intereses de las personas y los de la colectividad, entre el Estado-nación y la comunidad internacional.

“La Nación es una realidad viva, con tradición propia varias veces secular, con unidad que supera toda división en parcialidades, clases o grupos, y con un claro destino. […] El desarrollo interno de México, su verdadera independencia y su colaboración eficaz en la comunidad internacional, dependen fundamentalmente de una celosa conservación de la peculiar personalidad que nuestra Nación tiene como pueblo iberoamericano, producto de unificación racial y ligado esencialmente a la gran comunidad de historia y de cultura que forman las Naciones Hispánicas” (Principios de Doctrina del Partido Acción Nacional, 1939). En esta y las subsecuentes expresiones que se leen en sus Principios de Doctrina, el  PAN tiene muy claras dos cosas: primero, que la nación no debe ser botín de clases, de intereses personales o de grupos, que invariablemente tienden a apropiarse del “sentimiento nacional”; segundo, que México forma parte de la comunidad iberoamericana de naciones y tiende necesariamente,  como parte natural y solidaria del género humano, a la contribución del bien común internacional.

Todas las naciones  han sido y son el producto de las migraciones, de las conquistas, de mezclas interraciales, que generan nuevas formas culturales o mosaicos de culturas que han llegado a convivir, al decir de Husserl, en una “comunidad intersubjetiva”. El nacionalismo tiene razón de ser en cuanto consigue esa primera reconciliación ética que supone el fin de una opresión exterior. Pero una vez lograda, tiene que transformarse en exigencia de  solidaridad. De aquí se deduce que el nacionalismo, tan pronto como consigue existir, pierde la razón de existir, so pena de convertirse en sentimiento xenofóbico de discriminación, de superioridad racial, religiosa, cultural u otra, o todas juntas.

FUENTES:

3. Renan, Qu’est-ce qu’une Nation? Oevres Complètes, Tome I. Calmann-Lévy, Paris, 1959, p. 904.

4. Fustel de Coulanges, Le Nationalisme Français, Seuil, Coll. Points, Paris, 1986 (el subrayado es del autor).

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar