Últimas noticias:

Dios y sus giros de timón

Invitación al despropósito

Entre los comerciales, el marketing global y los llamados “memes”, la invitación continua es, a “hacer propósitos de año nuevo”, como si en los otros 11 meses eso no funcionara. 


Propósitos de Año Nuevo 


El problema fuerte se encuentra en que, mientras unos invitan a bajar de peso y a cambiar de sistemas en la forma de comer, los promocionales y los canales gourmet, se dedican a expandir la tentación, haciendo que las metas formuladas se conviertan en claros despropósitos. Mis guapísimas lectoras y espléndidos lectores aseguran que los gimnasios están atiborrados antes de llegar las festividades de Navidad, pero en enero, solo los primeros días –cuando mucho, semanas- los entrenados acuden a hacer ejercicio, para luego echarle la culpa al trabajo, la familia, el destino y/o al gobierno.

Riesgos adicionales

Nos preparamos para seguir un derrotero, encaminarnos hacia una meta, formulamos nuestro plan de vida, y la visión estratégica hace su aparición. No obstante, olvidamos un par de cosas: Cuando la voluntad de Dios para nosotros va en un sentido distinto al que nos propusimos originalmente; y entonces, la dificultad mayor se ubica en nuestra falta de flexibilidad para adaptarnos a las nuevas condiciones.

Una aclaración pertinente: Dios no se levanta en las mañanas -perdón por lo coloquial- pensando en cómo joder al género humano o a alguien en particular. No se entretiene en esas tonterías. Pero, usualmente, olvidamos prepararnos para las eventualidades, que en el caso de Dios, podríamos definirlas –como dice un alumno del escribano- así: “Cuando Dios te abre las manos, no es para quitarte lo que tienes…sino para entregarte algo más grande”. Es lo que el maestro José Luis Restán (ReL, 27 diciembre 2017) denomina como “los giros inesperados de Dios”

De hecho, son los llamados “acontecimientos circunstanciales fuera de nuestro control” y no necesariamente tienen que resultar en “algo malo”. Efectivamente, no estamos preparados para una cirugía de emergencia, para la muerte de un ser querido,  para perder el empleo, o para re-pensar si continuamos con el negocio ante la crisis económica nacional.

Sin embargo, tampoco estamos preparados para recibir el premio mayor de la lotería, iniciar una start up con ganancias globales y en euros; como no estaríamos preparados para un ascenso espectacular en la empresa o, de pronto, ser invitados a aceptar un cargo de elección popular. 

Escándalo para sabios y poderosos

Es probable que, al tomarse el tiempo para leer esta entrega, alguien exclame que hacerlo es, una verdadera paparruchada, aunque el escribano sostiene que no es así, porque como señala el P. Antonio Brambila “Dios es la mar de raro”, y a eso nos referimos; por eso puede resultar un comentario escandaloso, porque además, el Señor es “signo de contradicción”.

Las páginas de la historia están repletas de casos que ilustran estas afirmaciones. Moisés y Salomón habían programado su vida para dedicarse, uno, al ejercicio del poder y el otro, al desarrollo de la economía doméstica mediante la crianza de caballos y al pastoreo, hasta que conoció a Séfora.

José de Nazareth jamás pensó, en expresión de Federico Suárez (“José esposo de María”, Ed. Minos) estar en medio del milagro más grande para la cristiandad y ser, además, el que menos sabía de todo ello. Y aun así aceptó el giro de timón. Para el amanuense resulta sorprendente el plan de vida de Pedro y de Pablo. Dos procesos y objetivos distintos, separados por todos los contextos, y ambos acabaron en las filas del equipo selecto del Nazareno.

Es de imaginarse el golpe de timón en sus vidas –lo mismo que con Tomás, con Juan o con Mateo- que implicó un “ven y sígueme”, con tal fuerza que, como se describe en su momento, abandonaron todo para seguirlo.  El caso más destacable para el escribano, se centra en la figura de María Virgen. Su deseo, su querencia, su plan de vida era uno, y Dios le anuncia que será madre del verdadero Dios por quien se vive. Como destaca José Luis Restán citando al Papa Ratzinger: el enfoque real es que María fue un nuevo comienzo.

Planear es necesario

Indiscutiblemente, nuestros esfuerzos, previsiones, planeaciones son siempre necesarios, porque como señala el mismo Papa Emérito, Dios se manifiesta y desempeña en la historia misma del hombre, pero actúa en esa misma historia generando golpes de timón, a manera de golpes de fortuna que nos hacen aprender la profundidad, intensidad y emoción humana para asegurar con total Fe: “Fiat voluntas Tua”, aprendiendo a un tiempo, a amar con toda el alma esa, su voluntad….aun, por encima de a nuestra, porque Dios nunca se deja ganar en generosidad.

Que el año que comienza, convierta cada día en la pedagogía que nos prepare para los giros de timón que Él desea para nosotros. Felicidades.

 

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar