Últimas noticias:

Legislar para comprender a la persona

HOY SE DEBATE

En efecto, hoy se debate y mucho; se disiente y fuerte; se habla de pluralidad bajo la idea de descalificar a quien no piensa igual. Es la mal llamada época “de la posverdad”, que más parece un capítulo no incluido en los “Relámpagos de Agosto” del maestro Ibargüengoitia.


Comprender a la persona


No está fácil el asunto.  El pleito, tan legislativo como doméstico- para evitar que el procurador Cervantes se convierta en el “Fiscal Carnal” y, con duda razonable de varios, se dedique a “taparle el ojo al macho” (para mis maravillosas lectoras en el continente asiático y gentiles lectores en África Subsahariana, en México, “taparle el ojo al macho” es esconder con dolo una realidad evidente) y servir de tapadera a los socavones, a las cosas raras que suceden en la cúpula del sistema político mexicano; y hacer que la nueva legislación sobre corrupción y transparencia sea todo un escondrijo, absolutamente lleno de opacidad, todo eso, ha intrincado fuerte el final del sexenio del presidente Peña Nieto.

EVIDENTE

Bajo ese halo de incertidumbres, cortapisas y sucesos de make over político, el mexicano se distancia, cada vez más, de la participación cívico-política. Con enorme dosis de razón.

De aquí que, las iniciativas de ley –en los temas más sentidos por la sociedad- se retrasen y posterguen en una notoria procrastinación legislativa, generando una inquietud que atormenta el corazón de cualquier ser humano con tres centímetros de cerebro.

En el seno donde reposan estos asuntos, eventualmente pareciera que las leyes se generan de acuerdo al momento electoral en que se vive. Así, unos y otros se encargan de entorpecer –le llaman debatir y negociar- el marco jurídico que los mexicanos merecemos. 

De esta forma, la familia natural puede irse por la alcantarilla, porque lo más relevante es que las ideologías disolventes, que conforman las “minorías mayoritarias” ya no protesten, porque eso da una imagen de escasa gobernabilidad. A los 800 mil jóvenes que integran el grupo de los Dreamers, se les legisla para que, en caso de deportaciones masivas vía DACA, en México no tengan problemas con sus estudios y que aquí, le sigan. No le hace que no haya instalaciones, docentes, infraestructura o espacios académicos que los abriguen. Al fin y al cabo que ya está la ley.

LA PREGUNTA DEL MILLÓN DE EUROS

¿Hacia dónde deben encaminarse los legisladores? Una respuesta eficiente y oportuna la ofrece el Papa Bergoglio: la ley “…conduce a una comprensión justa de la persona” (ReL, agosto 29-2017) En buen romance, esto significa apreciar en su total dimensión y comprehensión a la persona humana.

De aquí que, efectivamente, cuando una ley se promulga y ve la luz pública para iniciar su aplicación a la vida de los ciudadanos, la legislación debe construir puentes de diálogo entre las diversas fuerzas y enfoques políticos. 

La propuesta, a este escribano le parece genial. No se cancela el necesario diálogo, se respetan las consideraciones y perspectivas ideológicas y la inclusión, pero el enfoque sigue siendo la comprensión de la persona humana.

DIFERENTE

Por supuesto que esta visión se contrapone, de frente, a quienes desean una legislación “a modo”; que se adapte y abra espacios suficientemente confusos, para que pueda interpretarse tan rigorista o laxa como se quiera.

Si damos por válida la expresión de Ricardo Raphael (Los Mirreyes) en el sentido de que a las autoridades mexicanas les disgusta el disenso y el conflicto, por eso se crean leyes nuevas e instituciones, que no resuelven nada (véase los tres fiscales especiales que no han resuelto –muy poco- sobre los asesinatos a periodistas) pero dan la imagen de alta preocupación gubernamental sobre un tema específico, entonces los mexicanos pueden llegar a cualesquier conclusión.

FINALIDADES LEGISLATIVAS

Es evidente que ha habido ciertos avances en algunas materias, pero las asignaturas pendientes también representan una montaña de soluciones que no llegan. 

La razón también es visible: hace falta una legislación con un triple enfoque, que, por una parte coadyuve a la construcción del bien común, que sea eficazmente solidaria, en particular con las familias y personas menos favorecidas –no nacidos en particular, tercera edad, migrantes, madres gestantes y jefas de familia- y con un decidido enfoque subsidiario para sacar del abandono, la marginación y la miseria a quienes más lo necesitan. Esto es, como denomina el Pontífice, favorecer “una correcta ecología humana y natural”. (Op. Cit)

Por ello mismo, el urgente llamado a que, la justa comprensión de la persona humana, se encuentre en cada proceso de la tarea legislativa, en las políticas públicas, y en cada parte de la delicada tarea de tomar decisiones.

En otros términos, en medio de esta visión humanista de la legislación, ninguna persona puede ser considerada como un sujeto insignificante o como parte de una estadística que engorda los informes de gobierno.

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar