Últimas noticias:

Delante del dictador

AVISO PROPEDÉUTICO

Entresacando del texto de María del Carmen Rovira Gaspar, en una obra que dedica a Francisco de Vitoria, ("poder civil" y "Estado" en el pensamiento de .- biblioteca.diputados.gob.mx) el Aquinate llegó a sostener el principio y los requerimientos indispensables para “cuando es lícito matar al tirano”.


La tiranía en el tiempo


Para nuestro tiempo suena un poco brusco o con apariencia de “intolerante”, como dicen “los clásicos”. Sin embargo es un punto de referencia que conviene estudiar y debatir con detenimiento dado que se trata de planteamientos y definiciones del Doctor Angélico, que, para propios y extraños ha sido una de las mentes más bendecidas por Dios. El tema es revisado con mayor profundidad por  Gonzalo Flores Castellanos en “El Tiranicidio según Santo Tomás de Aquino: ¿A favor o en contra?” (Cfr. www.arbil.org/97)

Lo que sucede es que si trasladamos “El Gobierno de los Príncipes” a nuestros días, en la PGR se olvidarían de 12 años de jauja en la fiscalía general; los Moreira, Duarte’s, Yarrington, Borge’s, Vallejo’s y no pocos émulos de Rigoberto Salgado Vázquez,  “Mirrey” de Tláhuac, tendrían que haber solicitado asilo político Timbuktú….desde hace tiempo.

Y SIN EMBARGO, SE MUEVE

Y todo este embrollo a manera de prolegómenos, va en razón de que han existido hombres y mujeres santos que se han enfrentado de manera activa, a los tiranos de su tiempo. Un reportaje de Aleteia trae a la mesa a cuatro de ellos: Carlos Luanga, Miguel Agustín pro, Maximiliano Kolbe y Margarita Clitherow.

Para no olvidarnos de ninguno, que mis amadas lectoras y admirados lectores piensen en lo que quieran: Corea del norte, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Cuba o los dominios de Ruterte y Erdogán. Pensemos en ISIS o en los violentos dirigentes de pueblos sojuzgados.

Carlos Luanga, en África, cita la nota informativa, fue asesinado por una tribu ugandesa llamada Babadan. Mwanga, el dictador, exigía absoluta lealtad de sus súbditos y especialmente de su círculo más próximo. Carlos era el jefe de los pajes reales, un grupo de jóvenes conocidos por sus habilidades atléticas y su aspecto atractivo.  Entre otras obligaciones, estos pajes reales debían inclinarse ante Mwanga, luchar por él sin hacer preguntas e incluso estar disponibles para él sexualmente. Carlos Luanga como líder del grupo se opuso y fue ejecutado por no querer traicionar sus principios.

Para este escribano Margarita Clitherow, conocida como “la Perla de York”, murió a causa de que Isabel I, hija de Enrique VIII,  empezó de manera dictatorial, a prohibir la libertad religiosa en Inglaterra. Así fueron perseguidos y ejecutados, con enorme puntería, los jesuitas.

El delito de Margarita fue esconder a los sacerdotes perseguidos en su casa, para mantenerlos a salvo. Al negarse a rechazar su fe, fue condenada por crímenes contra el Estado y aplastada hasta morir bajo el peso de piedras. Margarita desafió las exigencias injustas de la reina de traicionar a otros seres humanos. Desde luego, Margarita jamás será nombrada “Icono feminista”.

El caso de Maximiliano Kolbe es paradigmático. La segunda guerra mundial, Auschwitz, los nazis y el destino histórico de Polonia, se entretejen con los editoriales que el padre Kolbe escribe mensualmente en el periódico que había fundado. Empieza una narrativa continuada contra Hitler y el III Reich. Es aprehendido y trasladado al campo de concentración nazi. Ahí, en un arranque de amor por el prójimo, se ofrece para salvarle la vida a otro ser humano, cuyo nombre usualmente pasa desapercibido. Franciszek Gajowniczek, el preso número 5659, internado en Auschwitz el 8 de septiembre de 1940 (https://es.aleteia.org/2017/08/14) fue el hombre a quien el padre Kolbe le salvó la vida.

UN MEXICANO VS EL SISTEMA

La tiranía del fundador del sistema político mexicano transpira marxismo-leninismo y un odio singular contra la Iglesia Católica. La “U”, la Liga Defensora de la Libertad Religiosa y la Acción Católica de la Juventud Mexicana –ACJM, por sus heroicas siglas- son los espacios de denuncia y defensa, de lucha y de resistencia contra el régimen totalitario de Plutarco Elías Calles.

Muchos huyeron ante la presión política y militarizada del gobierno mexicano. Miguel Agustín se quedó entre sus jóvenes, con sus jóvenes y con sus feligreses. Su lucha y su triunfo a favor de la libertad religiosa bajo el grito de “¡Viva Cristo Rey!” no ha podido ser arrebatado, quebrantado u olvidado, ni por Calles, ni por sus “camisas rojas” hasta el día de hoy. Su lucha fue a favor de la defensa de un derecho humano, de un derecho natural, y en contra de una dictadura. Como dicen mis adorables lectoras españolas y gallardos lectores en la Madre Patria: ¿se puede poner cara al dictador? Sin duda.

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar