Últimas noticias:

En torno a los migrantes

Dicen por ahí

Como siempre, la pléyade de hermosísimas lectoras y maravillosos lectores, realimentan al escribano y lo inspiran.


México; migrantes requieren protección


Han llegado hasta nuestra mesa de trabajo las distintas opiniones y puntos de vista sobre el tema –tan traído y llevado– de los migrantes, “dreamers” incluidos.

Es cierto que a los nuestros –y latinos en general–, en algunos condados que no son santuarios en Estados Unidos, los tratan con la misma tesitura que los cataloga don Donaldo Trump, es decir, como si fueran violadores, narcotraficantes, criminales, asaltabancos, bandoleros, robachicos, espanta-suegras, miembros de la CNTE, líderes sindicales, ex gobernadores, moto-ratones y asalta casas.

Evidentemente, después de recetarnos la generosa dosis de notas en radio, televisión, Facebook e Instagram, la audiencia, al sonoro rugir del cañón, hace retumbar la Oficina Oval con un explosivo: “¡¡Qué poca abuela!!”

Esto es, qué lamentable trato le dan a los connacionales, en especial, porque todas las formas jurídicas se las han pasado por la impenetrable oscuridad de la entrepierna. Eso es lo malo.

Pero, otro segmento del target que nos hace el favor de dormirse leyendo esta columna, le indica al escribano que es necesario tener y opinar sobre el panorama completo. Cuando puse cara de Justino Bribiesca –más conocido como Justin Bieber– mirando la pancita de Beyonce, la irrupción versó sobre el trato que los mexicanos del sur le dan a los salvadoreños, guatemaltecos, colombianos, uruguayos, y todos aquellos que caminan desde allá intentando conseguir chamba aquí o de plano, llegar a los Estados Unidos.

Nada más cierto. Las oficinas mexicanas de migración de pronto se comportan como una mezcla de Erdogan, Romero Deschamps, Trump, Gadhaffi y Elba Esther Gordillo. Evidentemente, aquellos hermanos latinos, en cuanto pueden, hacen alusiones personales dirigidas a las madres de familia de todos los paisanos que los maltratan.

Una visión más amplia

Desde luego que no es fácil ni sencillo (fácil y sencillo se hacen los hot cakes), pero existen algunas pautas interesantes que podemos visualizar para comprender la dimensión real del asunto. El tema, resultaba obvio, se abordó en el Foro Internacional sobre Migraciones y Paz, convocado en la ciudad de Roma.

Uno de los testimonios más impactantes envolvió el tema en una petición: Que se abran todos los canales legales de ingreso, y tiene un fondo sustantivo: que todos los solicitantes de asilo no arriesguen sus vidas, poniéndolas en la alineación de los criminales que trafican con personas y que los abandonan en la mitad del desierto o en una barcaza en altamar.

En un segundo plano, no menos importante, se centra en la realidad que provoca la migración, distinguiendo a quienes deciden tomar ese camino porque en su país hay guerra y hambrunas. De aquí que, en vez de mentarles la madre, tratarlos a patadas y conducirlos como ganado porcino, se requieren políticas públicas para acoger, proteger, promover e integrar. No es simple, pero por eso mismo se requieren Jefes de Estado con visión y alma grande. Esto es, no se trata de un fenómeno económico, sino de una condición humanitaria.

No se puede violentar la dignidad de la persona humana porque ésta se encuentra en una posición jurídica irregular. Se requieren con urgencia, políticas públicas con un acento sólido en la centralidad de la persona y de todas las personas. Dicho de otra forma, los trámites administrativos jamás pueden eclipsar la dignidad y la esencia del ser humano.

¿Se puede?

A este escribano le parece que sí. Los ejemplos y modelos de atención digna y personal a los migrantes se pusieron a la vista de todos en Canadá y en Italia.

Por cierto, estas características que se señalaron, fueron destacadas en el discurso del Papa Francisco en el Foro Internacional.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar