Últimas noticias:

Un Osito está de luto

Así lo conocí

A Lorenzo Servitje lo conocí primero a través de sus libros; tuve después la fortuna de escucharlo de cerca, en corto, como el hombre sabio que orienta, que advierte y que te impulsa.


México; Osito de luto


Una especie de cruzada personal de don Lorenzo, del hombre de espíritu emprendedor, tan creativo como audaz; tan humano como preocupado por el entorno en la que fue “su” Unión Social de Empresarios Mexicanos (USEM) y a la Institución que nos enseñó a creer y a enamorarnos de su misión, la de él y la del organismo.

En efecto, don Lorenzo encarnaba la misión que se había forjado, tanto para la empresa, como para la vida personal, la de su familia y de su equipo de colaboradores.

Él nos enseñó a llenarnos de entusiasmo –del griego, “Dios en tu interior”– para aprender a ser capaces de asumir un compromiso ultraterreno con el Señor del que aprendió a ser “altamente productivo, profundamente humano, y socialmente responsable”, aun cuando sabía, bien que lo sabía, que la pedagogía de la empresa llega hasta el hogar de compañeros y colegas de trabajo.

Su pedagogía

Uno de sus rasgos más característicos: don Lorenzo –siempre caballero y siempre hijodalgo– hablaba para enseñar, para arrastrar vocaciones humanas y de empresa hasta el infinito, que Dios se encargaría de llevarlas más allá.

Esta intencionalidad de vida y aceptación del propio destino trascendente, hacía que su nobleza y coraje impreso en cada mañana, hablara fuerte, a tiempo y a destiempo, como el hombre de Tarso al que admiraba.

Sin embargo, en aquel recinto donde tuvimos el privilegio de contarnos como parte de su audiencia, se alcanza a escuchar una divisa de caballero cristiano: “Tu comportamiento habla tan fuerte, que no me deja escuchar lo que me dices”. Así definía uno de los atributos fundamentales del liderazgo que México necesita. El liderazgo y la confianza, insistía, se ganan cada día con el ejemplo.

Hoy, un osito está de luto confundiendo su tristeza con una mezcla de esperanza, porque el buen Dios, siempre se lleva a los que más quiere.

 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar