Últimas noticias:

Mi casa es su casa… del gobierno

¿Por qué será?

Es pregunta: ¿Por qué los gobiernos de tendencia totalitaria y pro-estatista no resisten la tentación de acabar con la propiedad privada y pasar los bienes que son de los ciudadanos –es decir, de “manos vivas”– a “manos gandayas”, cuyos beneficiarios inmediatos son “casta dorada” de la burocracia?



La organización Change.org ha denunciado la ocurrencia de los señores constituyentes de la nomenklatura que está plasmando sólo tesis ideológicas de izquierda, en un documento magno que si fuese leído por el Maestro Burgoa Orihuela –brillante constitucionalista mexicano– se moriría de la vergüenza al leer tanto desatino jurídico.

La gravedad

Aunque para el momento de trabajar en esta colaboración todo indica que la infumable iniciativa está siendo bajada de la agenda, el asunto ese de que el gobierno pudiera quedarse con la plusvalía de las propiedades que son patrimonio de los ciudadanos, se aprecia como una total aberración.

No es broma. El bodrio ese denominado “Proyecto de la Constitución de la Ciudad de México”, en su Artículo 21, Inciso C, Fracción 7, definía que la plusvalía de un inmueble ES PARTE DE LA RIQUEZA PÚBLICA DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD DE MÉXICO.

Y por si fuera poco, los proyectistas de marras indicaron que el aprovechamiento de la riqueza pública generada por los incrementos en el valor del suelo, se considerarán propiedad del gobierno capitalino.

En otros términos, la casa que a mis bellísimas lectoras y gentiles lectores les ha costado tanto conformar y verla crecer haciéndola hogar para los suyos y patrimonio de un esfuerzo, generalmente de toda la vida, gracias a los miopes constituyentes dejará de ser suyo.

La otra parte de la peregrina idea megalomancerífera: como usted dejará de ser dueño de su casa, con la dichosa plusavalía se restaurarán los ecosistemas de la ciudad.

Escenarios previsibles

Con el populismo (de nivel maníaco-depresivo) que se traen las izquierdas autóctono-folclóricas, no le extrañe a usted, amable lector, que dentro de poco al PRD y a Morena se les ocurra expropiar los inmuebles por “causas de utilidad pública” para que sean reasignados a los solicitantes de tierra afiliados a su partido; que se entreguen en propiedad a los militantes que apoyen las manifestaciones, plantones y protestas de la CNTE; o bien, que se repartan entre los grupos indígenas que integran el Sindicato Único de Solicitantes de Todo (S.U.S.TO, por sus siglas).

Con ese nivel de loqueras, no le extrañe a usted que dentro de poco tiempo los vecinos de Polanco, La Villa, Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Lomas de Chapultepec y anexos, estén solicitando asilo político en Siria, porque aquí las cosas cada vez están peores.

¿Será acaso que Miguel Mancera y socios que lo acompañan, no se han dado cuenta que esas mal llamadas “políticas públicas” son, justamente, lo que tanto daño ha causado en Bolivia, Venezuela, Nicaragua, Argentina o Ecuador?

Hace poco tiempo, en la zona del Bajío se gestó un movimiento que puso a temblar a la misma autoridad federal y al vetusto sistema bancario. Las familias afiliadas iban dispuestas a todo. La movilización fue conocida como “SALVEMOS NUESTRA CASA”. ¿Necesitarán abrir un nuevo frente gubernamental contra los ciudadanos? ¿No son suficientes los que están abiertos?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Comentarios  

#1 JUAN JOSE 09-12-2016 08:14
Tengo la impresión que Mancera lanzó su proyecto de constitución para nadar de "muertito". Resulta que la plusvalía de la que pretende hacerse propietario el gobierno no se hace con su dinero, sino con el dinero de los contribuyentes. Así como los super sueldos que se pagan. Así que felicito a Change.org por estar atentos a lo que nosotros le ´ponemos poca atención.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar