Últimas noticias:

Tras el triunfo de Trump, ¿qué pasará?

Las 12 y sereno

Al momento de escribir esta entrega, la cobertura de todos los medios de comunicación en español dan como triunfador a Donald Trump por encima de las aspiraciones y simpatías electorales de Hillary Clinton.



Igual que en México, el war room de los demócratas se ha quedado vacío, mientras que el frente del Hotel Hilton luce ya atiborrado de simpatizantes republicanos, incluido un mariachi que entona el “Son de la Negra”.

Los rostros de muchos comunicadores y comentaristas mexicanos lucen desgastados, más aun, desencajados. Apostaron todo su capital comunicador personal, y el capital político –caso CNN– del medio que representan. Trump fue anunciado como el más agresivo de los jinetes del Apocalipsis. Al iniciar la transmisión del proceso electoral, se dejaron correr los epítetos: violador, misógino, transa, evasor de impuestos. O sea, ¡Dios nos libre de que llegue Trump!

La apuesta por la dinastía Clinton iba con todo lo que ella representa, desde el terreno ideológico, pasando por el tema antirreligioso y la connivencia extraña de una política exterior un tanto disolvente.

Algo sabían ya los Secretarios de Hacienda, Gobernación y el gobernador del Banco de México, que no pudieron disfrazar ni maquillar su preocupación, y por ello prepararon con tiempo “una estrategia” y “un plan de choque”. Bueno, hasta Manlio Fabio lucía más joven con el maquillaje que le cargaron en su entrevista desde Estados Unidos.

Preguntas obligadas

Por supuesto, ¿qué pasará en las siguientes horas y los siguientes meses? ¿Tal vez “años”?

Apareció un meme que decía: “Videgaray, ¡perdona a tu pueblo, señor!”

Desde luego, las consideraciones iniciales refieren que a pesar de sus loqueras, Trump sacudió el sentimiento nacionalista usualmente aletargado de los estadounidenses. El "Make America great again" (Hagamos a EU grande otra vez) impactó en la población, más fuerte que cuando Rocky le ganó el round a Ivan Drago.

La expresión de “Pase lo que pase, debemos estar orgullosos” resultó, cercano a la media noche del ocho de noviembre, una especie de presagio.

1. ¿Qué sucederá con aquellos medios y dirigentes de corriente de opinión que se jugaron el todo por el todo a favor de Clinton?

2. Ciertamente, la volatilidad del peso mexicano y de otras varias monedas, se cimbró. ¿Funcionará el famoso plan de choque?

3. En virtud de los votos electorales que favorecieron la causa de Trump, ¿se considerará ahora, un acierto, la invitación que le hizo el presidente Peña Nieto?

4. Desde luego que en opinión de este aprendiz de escribano habrá que estar atentos a las innumerables iniciativas y loqueras del republicano. Sin duda, la mayoría republicana en el Congreso se conformará como un contrapeso fundamental. No van a arriesgar su capital político para darle vuelo a las ocurrencias. 

5. Si se le tenía –en medios de comunicación, la academia, algunos intelectuales y varios dirigentes políticos– un enorme temor al triunfo de Trump, ¿El nuevo escenario permitirá al gobierno de México estructurar acciones para dejar de depender –ahora sí, y en serio– de lo que suceda en el país del norte?

6. Hasta ahora sigue vigente: Dependemos tanto del petróleo y de lo que sucede en Estados Unidos, que ¿habrá alguien sensato que facilite un golpe de timón en México que nos permita dejar de ser “el patio de atrás”?

El escribano considera que si de esta no aprenden quienes dirigen este país, el 2017 y el 2018 se irán por la alcantarilla. Porque, como refiere un sabio campirano, “haiga sido, como haiga sido”, todavía nos tenemos a nosotros.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar