Últimas noticias:

Venezuela: a propósito de joder

O sea…

Mis extraordinariamente hermosas lectoras y admirables lectores han expresado su coincidencia con este aprendiz de escribano. Así como los jugadores del Cruz Azul no amanecieron con ganas de quedar en la deplorable posición del fútbol mexicano; y así como tampoco el América amaneció con ganas de perder el partido contra el Guadalajara, puede ser creíble que Nicolás Maduro no haya despertado con las ganas de “joder” a Venezuela, pero de que lo logró, es un hecho indiscutible. Esto es, Venezuela padece hoy, un nivel de “jodidez”  que la ubican como la peor economía del mundo, de acuerdo con la entrega de Patrick Gillespi a CCNMoney (25-10-16)



No es casual

No se puede alegar inocencia o ingenuidad en el mandato de Maduro, porque todo revela que el dictador bolivariano se ha metido entre ceja y oreja, que sus tesis populistas de un socialismo superado, son en análisis final, las causales que han llevado al país a la debacle económica, política, social, y de graves consecuencias de salud entre la población que ya no soporta más.

Maduro, al igual que el mesías tropical mexica, está empeñado en “demostrar” que lo que hoy el mundo califica como terrible fracaso, es culpa de una magna e interplanetaria conspiración en contra suya. Nada más lúdico e hilarante.

Como señala Gillespi, la democracia –y el sistema en su conjunto– han colapsado, a pesar de que los secuaces de Diosdado Cabello siguen acusando “fraudes” en el proceso del referéndum revocatorio. 

Es imaginable que, como el mismo Cabello lo dijo, pedirá cárcel para todos aquellos que “engañaron” al pueblo pidiendo la salida de su idolatrado mentor. Ahora, el problema será encontrar las cárceles suficientes y apropiadas, como para alojar a los millones de venezolanos que se manifestaron en las calles de Caracas en contra del tirano.

Economía ficción

Todo indica que si a Nicolás Maduro lo pusieran a administrar las cataratas del Niágara…. En unas cuantas semanas habría una gravísima escasez de agua.

Así lo demuestran los tres años de recesión, la contracción de su economía y la debacle petrolera, que el Fondo Monetario Internacional, FMI, cita nuevamente Gillespi, permanecerán hasta el 2019, si bien les va.

El modelo socialista de Maduro llevó al país, a una inflación que, es presumible, llegue a 475 por ciento, en las previsiones del FMI. La paridad cambiaria es brutal, pues un dólar cuesta 1,262 bolívares, lo que significa que, en pesos mexicanos, cada dólar cuesta, según http://ww.convierto.com, $2330.91.  

Como todo imperio socialista –de esos que no saben ser productivos, sino solo pedir fiado– Maduro gasta cantidades exorbitantes de dinero en los mal llamados “programas sociales”, que lo único que provocaron fue la construcción de una casta dorada de burócratas dueños de los beneficios, pésimos como administradores y subsistemas aderezados con una corrupción galopante.

Hay un principio en la economía ficción venezolana: todo depende del petróleo que es la divinidad que mueve la economía, representando el 95 por ciento de los ingresos del país por exportaciones. Con la crisis mundial, Maduro  ya no tiene qué vender y tampoco tiene para gastar. 

Es necesario adicionar elementos como el despilfarro, la carencia de oportunidades, el total descuido del mantenimiento de su otrora “vaca gorda” petrolera, y la deuda de PDVSA –el equivalente de PEMEX– que tiene con las compañías operadoras. A eso, en buen romance, se le llama una empresa en quiebra. 

Por lo mismo, no extraña tampoco la dramática escasez de alimentos y medicinas especialmente contra la malaria y la diarrea por falta de higiene, ya que tampoco hay forma de comprar jabón ni papel sanitario o toallas femeninas. Los pocos productos que hay, resultan onerosos e impagables para la mayoría de los venezolanos.

Este escribano está seguro de que Maduro no se despertó un día, con ganas de joder a Venezuela…. El caso es que, eso, ya sucedió.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar