Últimas noticias:

Madre Teresa: Radiografía socio-política

Agnes: un icono

Para creyentes y no, la Madre Teresa constituye un paradigma en el servicio, la humildad, la generosidad, la entrega y el compromiso, con una visión trascendente de la vida y la voluntad de Dios.



Tomado de aleteia.org (ReL Septiembre 1, 2016) Tom Hoopes difundió una carta que la santa envió a una pareja el día de su boda. Nadie estaba seguro si Teresa respondería a la invitación, pero se hizo presente con una misiva tan interesante como aplicable, precisamente ahora, cuando cientos de miles de personas marcharán para defender la vida y la familia.

La frase de entrada del texto compartido por Hoopes, hace que la palabra de la Madre Teresa sea demoledora, directa, sin ambages, no sólo por el impacto social que encierra en sí misma, sino por la repercusión política que asume, de manera significativa contra la cultura de la muerte.

La visión de los hijos

De manera singular, en Europa, las parejas prefieren adoptar un perro, que tener un hijo. El impacto social es negativo. Europa es ya un Continente viejo. Hay países en donde la población más joven tiene 15 años, es decir, no hay niños y el hueco generacional con todo lo que ello implica, será grave de verdad.

La Madre Teresa apunta: “Den la bienvenida a los niños en su matrimonio y ayúdenles a madurar para que sean la luz del amor de Dios en su familia y su vecindario”. Esto es, los hijos no son una carga como refiere SS Francisco en Amoris Laetitia. Y el escribano agrega, no pueden ser considerados un estorbo como lo quieren hacer ver las feministas radicales que afirman que el desarrollo de la mujer se ve “interrumpido” o cancelado por la maternidad y la posterior atención de los chicos.

Indudablemente, los hijos son una bendición; por ello mismo, la labor educativa en el hogar contribuye a que los chicos maduren y sean luz del amor de Dios, en la familia y el vecindario. En otros términos, cuando los hijos son formados para “ser luz”, para transmitir y proyectar valores de orden superior, no sólo iluminan el hogar paterno, sino que esto también incide en las relaciones y convivencia en la sociedad inmediata a la familia. De aquí que está enormemente cuestionado el contenido de los libros de texto que ofrece el gobierno del presidente Peña Nieto.

Una segunda evidencia

Durante una entrevista periodística, la Madre Teresa de Calcuta describe al reportero una enseñanza de su padre: “Comparte siempre con los demás incluso la poca comida que tengas, sobre todo con los pobres. El egoísmo es una enfermedad del espíritu que nos convierte en sirvientes de nuestras riquezas”.

La frase debiera ser elevada a rango constitucional, porque el espíritu y sentido intenso de la expresión del padre de Agnes tendría que ser el soporte jurídico, social y económico de los programas contra la pobreza y el hambre, al tiempo de favorecer una cultura de generosidad, de solidaridad con quienes menos tienen, y de un comportamiento social en donde el egoísmo no tiene cabida.

¿Por qué tanta importancia? Simple. Si partimos del concepto egoísta que pervive en los ámbitos sociales, económicos, financieros, políticos y culturales, no debe extrañar que se favorezca e impulse un clima en donde el ciudadano se vuelve sirviente de las propias riquezas, muchas o pocas.

Y como envoltorio: “Conserven la alegría de amarse mutuamente y compártanla con los demás”. Lo que hemos sostenido en otras oportunidades en este mismo espacio, en la familia se aprende a amar a Dios, a la Patria, a los semejantes y a la naturaleza.

La ventaja competitiva que evidencia la Santa de Calcuta, se sustenta en una enorme dosis de alegría para hacer de cada suceso ordinario una realización extraordinaria. Imaginen, mis adorables lectoras y amables lectores, que todas las personas del vecindario en donde viven repartan sonrisas y frases de buenos deseos y alegría a los demás. Más de alguno afirmaría que en ese barrio hay una locura colectiva con fuertes rasgos de esquizofrenia sonriente.

Ésa es la semilla de la paz, el amor y la solidaridad. ¡Bienvenida Madre Teresa a los altares!

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar