Últimas noticias:

De pepinos, competitividad y haraganes

El refranero de la agüe

Cuando mi santa agüe percibía que alguien dejaba de lado, soslayaba o le restaba importancia a algún tema, acostumbraba decir que a ese tal, “le importa un pepino” lo que resulte de su omisión o acciones poco atingentes.



 

Viene la alocución al caso, en virtud de que –mis bellísimas lectoras y amables lectores coincidirán con el escribano- todo lo que estamos viviendo en México, parece tenerles sin cuidado a los Secretarios de Gobernación, Educación, Hacienda; a los Consulados de México en los países de África Central, al gabinete legal y ampliado, y, por supuesto, a los holgazanes de la CNTE, que miles de niños se queden sin clases, mientras éstos últimos negocian el pago de intereses moratorios y daño moral por andarles descontando de su nómina. Es decir, aquí es donde se vinculan los haraganes con los pepinos

ES PREVISIBLE

La ingenuidad y el “Síndrome del 2 de Octubre no se olvida” han maniatado a las autoridades responsables de la gobernabilidad, el orden y la paz social, dejando en el cajón de los asuntos sin importancia, la facultad constitucional en el renglón de sus atribuciones coercitivas, para restablecer el orden. 

Por eso es previsible que no regresen a clases en por lo menos, cuatro estados de la república en donde tiene mayor músculo la rebeldía. ¿Qué va a hacer la autoridad? Sin duda, los llamados a la paz, al regreso a clases, el respeto a los niños, serán parte de la retórica de estos casos. No se conseguirá nada hasta no satisfacer con exceso y largueza las demandas de la CNTE. El tema es agitación ideológica y por dinero. Nada más.

La formación competitiva

El problema más angustioso radica en que los estados en donde, desde hace meses no hay clases, y tampoco iniciarán el ciclo escolar, es justamente, en las entidades más pobres de México. Lo que significa que tanto la CNTE como los actores centrales que con ellos se sientan a la “mesa de negociaciones”, están condenando a miles y miles de niñas y niños, a quedarse sin futuro, cancelando sus de por sí, escasas oportunidades de desarrollo. Son 3.5 millones de escolares que los vándalos tienen ahora como rehenes. Hablamos de que, como refiere el diario La Razón, el 70 por ciento de los cuales es incapaz de leer con fluidez y de comprender textos y sólo tres de cada 10 están dentro del estándar de lectura y comprensión. ¿Cómo van a ser competitivos esos niños? ¿Con qué equipamiento arribarán a su vida laboral? 

Todo por nada

¿Por qué no se transparentan los “acuerdos” -¿concertacesiones?- entre la casa de Bucareli y la CNTE? La respuesta no es tan difícil. Porque muchos de estos acuerdos y negociaciones resultan ilegales. 

Los acusados de lavado de dinero ya están libres. Los operadores del vandalismo también disfrutan de su libertad. Algunos más, pagan sus fianzas en “abonos chiquitos” para no lastimar su presupuesto familiar. Y todo ello, se ha logrado sin dar nada a cambio. Es decir, el gobierno da la apariencia de estar arrodillado y contra la pared.

En solo 90 días, el 40 por ciento de las empresas en Guerrero, Michoacán, Chiapas y el Centro Histórico de la Ciudad de México, fueron obligadas a cerrar.

Las estadísticas

Susana Guzmán, reportera de El Financiero recoge en su nota algunas cifras interesantes derivadas de un sondeo del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados: 62.7% de los mexicanos está en contra de las protestas de la CNTE, solo el 23.2% está a favor.

El 46.7% de los mexicanos estima que el sistema educativo del país es malo. Solo el 28% dice que es bueno. Y el 73.8% está de acuerdo con los descuentos a los faltistas.

Los escenarios son claros: a los directamente involucrados les importa un pepino desarrollar una generación de niños competitivos. Por otro lado, la cultura de los haraganes sigue pidiendo plazas bien pagadas, otorgadas en automático y sin tener que ser evaluados sus resultados. 

Todo indica que la CNTE lo va a lograr. ¡Pobre México!

 

 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar