Últimas noticias:

Después del ungimiento

Enrique Ochoa Reza, nuevo Moisés

Habemus Tlatoani. Los tricolores celebraron como siempre: matracas, porras, incienso, loas, promesas a granel y aplausos del respetable. Enrique Ochoa Reza será el encargado de llevar al PRI a la nueva tierra prometida en el 2018.


México; PRI, Enrique Ochoa Reza


Se trata de un funcionario joven y un político de escasa militancia partidista, cuyo mérito mayor radica en su cercanía con el presidente Peña. ¿Será suficiente?

Promesas y promesas

Era obvio el contenido de su mensaje inicial, en especial, frente a la debacle del 5 de junio pasado.

Los temas centrales esperados no causaron sorpresa para nadie: Combatirá la corrupción, desde el partido exigirá la fiscalización y la destitución, incluso, de gobernantes corruptos, tal y como se publicó en El Financiero. Y para atravesar el “mar rojo a pie juntillas”, adelantó que su partido señalará a los priistas que incurran en prácticas de corrupción. Léase bien, “señalará”, no denunciará, aunque ello sea parte del nuevo sistema anticorrupción.

Será exigente para limpiar la casa y promover el castigo de los actos de corrupción… pero de otros partidos. Lo que sonó a lo que mis preciosas lectoras y amables lectores denominaron como “mal de muchos…”

Los “cómo”

Se buscará un acercamiento total del presidente con las estructuras del partido, porque, desde su perspectiva, han estado alejados el uno del otro. Ya envalentonado, aseguró que el gobierno debe rendir cuentas al partido, y éste sea el defensor de la ciudadanía frente al gobierno. Esto equivale, más o menos, a subordinar a los gobiernos a los dictados del partido. O sea, el partido en el gobierno, al más puro estilo de los totalitarismos.

Comentó, además, que impedirá que los priistas corruptos no podrán ser funcionarios. ¡Chanfle! Y ¿qué irán a hacer con los que ya son?

Lo logarán, dijo, porque el mayor “activo” del partido es el presidente, porque ha logrado el mayor crecimiento económico, porque en la gestión de Peña disminuyeron los secuestros y las extorsiones; porque el mandatario mejoró la cobertura de salud. Pareciera que Ochoa estuviera hablando de Finlandia o Suiza.

Asegunes

El nuevo dirigente causó malestar entre algunos equiperos. Para subsanar las inconsistencias, se presentó un consolidado currículo académico desde la Universidad de Columbia hasta nuestros días.

Para acreditar su registro, exhibió su credencial del PRI como militante desde 1991, a pesar de que en el 2010 –buscando ser consejero del IFE– negó tener alguna militancia partidista.

Los desafíos

Este aprendiz de amanuense se allana a los planteamientos del periodista Enrique Quintana. Ochoa es ungido en un partido que no sabe comunicar. El discurso –fondo, forma y pertinencia– sigue siendo “viejito”, a lo Lombardo Toledano, a lo Ruiz Cortines, y con matices del estilo de Salinas y Fidel Velázquez. No han entendido que las cosas cambiaron en México.

Ochoa ofreció levantar la imagen y popularidad del presidente. Comparar a Peña Nieto con Fox y Calderón no parece ser el despegue más sensato. Por otro lado, si prometió “no esconder” al mandatario, corre el riesgo de sobre-exponerlo a los medios y a las redes sociales. ¿Podrá terminar con los memes?

Ofreció además un partido que polemice y argumente. Difícil el panorama, cuando el quid de su misión se encuentra en la defensa del presidente.

Ochoa presentará su declaración 3de3 para que el resto de la estructura del partido haga lo mismo, sin precisar qué hará con quienes se nieguen a hacerlo. La abundancia de coreografías y “apoyos” típicamente de los éxitos que se festinan en el viejo sistema, también ofreció construir “un partido moderno”. ¿Será que chango viejo puede aprender maroma nueva?

Este aprendiz duda seriamente que el PRI pueda desprenderse de su ADN. Ya veremos.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar