Últimas noticias:

La octava obra de misericordia

No es broma

La bancada del PRI en San Lázaro acaba de proponer una idea-iniciativa-ocurrencia para que no se castigue el desvío de recursos públicos, siempre y cuando el que cometió el delito se arrepienta, pida perdón por su pecado de pensamiento, palabra, obra u omisión (por aquello de que no avisó cuánto y a dónde se iba a llevar el dinero), y obtendría el perdón si regresa el numerario que se llevó. O sea, que por esas minucias no acaba de aprobarse la Ley contra la Corrupción.


México; corrupción, sospechosos


Desde luego, esto lleva implícita una ponderación más curiosa. Si alguien se roba dinero y lo atrapan, pero lo devuelve –aunque no precisan cuanto tiempo después de descubierto el desvío–, simple y llanamente se le perdona, borrón y cuenta nueva, y aquí no pasó nada. Pero eso sucedería si atrapan, sorprenden o descubren al sujeto-sedicente-desviador. Pero si nadie lo descubre o extiende la red de corruptelas para que nadie se entere, pues entonces puede quedarse con el dinerito desviado. ¿Se entiende, no? Sería la Octava Obra de Misericordia.

De acuerdo con el leal saber y entender de este escribano, lo único que se favorecerá con ello es el encarecimiento de la corrupción.

Una ventana abierta

Y como sucede en todos estos casos, se queda una ventana abierta: "Se propone que en los casos de menor cuantía, en donde no hubo dolo, no haya obtenido un beneficio él ni su familia o socios y que el servidor público cubra voluntariamente el daño y/o perjuicio, no se inicie el procedimiento sancionador". De verdad ¿habrá algún caso de éstos cuando se trata de desviar recursos?

Por esa razón

Agustín Basave, Miguel Barbosa y Fernando Herrera dijeron que en la Ley contra la Corrupción “van por todo o nada”. Es natural, si consideramos –como dice mi querida doctora María Amparo Casar, en un estudio del IMCO–, que la corrupción es uno de los mayores lastres de México, porque el otro es la impunidad.

De aquí que las bancadas del PAN y el PRD estén optando por un período extraordinario de sesiones si ello se vuelve necesario.

Los periodistas Claudia Guerrero y Mayolo López recogieron una interesantísima declaración de Max Kaiser, director de Anticorrupción del propio IMCO, en el sentido de que la institución que representa está a favor de que la reforma salga de manera integral y no sólo en abonos o parcialidades.

En buen romance, efectivamente la Ley 3de3 es indispensable, pero también lo es la urgencia de un buen sistema anticorrupción que tenga las facultades y los recursos necesarios para poder aplicarla. De lo contrario, se estará dando un analgésico al cáncer.

Los legisladores no pueden darse el lujo de que la iniciativa y la reforma en sí misma contenga visos de alguna inconstitucionalidad.

Para el hombre común

Si alguien entorpece, vuelve lenta, burocratiza o se opone a la reforma integral contra la corrupción, impulsada por la sociedad civil, se pondrá en automático en el banquillo de los sospechosos de sospechosismo. ¿O no?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar