Últimas noticias:

Los descansos de Maduro

Que conste

Aristóbulo Istúriz –no es broma, así se llama–, quien se desempeña como vicepresidente de Venezuela, acaba de anunciar algo realmente insólito para el escribano, que seguramente comparten muchas de mis preciosísimas lectoras y gentiles lectores.


Venezuela; semana bolivariana


De la semana inglesa, a la semana bolivariana

Pues nada, que resulta que en Venezuela ya cambiaron hasta el calendario gregoriano que tanto esfuerzo le costó al Papa Gregorio XIII, porque todos estaban acostumbrados al “Calendario Juliano” impuesto por Julio César en el año 46 a. C., mismo que el Pontífice promulgó mediante la Bula Inter Gravissimas.

Y ahora, la semana bolivariana se impone –hecho que aplaudirían a rabiar los de la CNTE, el SUTERM, las huestes de Martín Esparza y su lánguido sindicalismo de la extinta Compañía de Luz y Fuerza, así como no pocos miembros de los sindicatos del IMSS, el ISSSTE, la CFE; y hoy, los líderes que cerraron las vocacionales del IPN–, toda vez que en Venezuela sólo se trabajarán los días lunes y martes de cada semana.

Los pretextos

Las explicaciones son fantásticas. Se trata de no trabajar para preservar los niveles de agua de la Central Hidroeléctrica, y ahorrar energía. Lo único que falta es la recomendación de bañarse en pareja para los mismos efectos.

Y como se trata de ahorrar energía, lo único que le faltó anunciar al señor vicepresidente fue la idea –elevada a rango constitucional– de que nadie se levante de la cama esos días; que nadie haga de comer para ahorrar gas y que todo mundo pida pizzas de Domino’s para acabar con uno de los monstruos capitalistas.

Adicionalmente, y debido a que también se pretende ahorrar luz, agua de bebederos, sanitarios y de uso para jardines, así como ahorrar gises y el natural desgaste de los pizarrones, las escuelas también abrirán sus puertas sólo lunes y martes. Esto haría feliz a Juan Díaz y SNTE que lo acompaña en México, a los porros de los CCH’s y a los varios miles de sus “comisionados sindicales”, que ahora tendrán menos talacha para reportar. Naturalmente, se tendría que hacer vía mensaje presidencial en cadena nacional.

Ni la burla perdonan

Acostumbrados a los decires churriguerescos del tirano de Venezuela, los argumentos –dados en un programa de comunicación masiva– resultan geniales, esquizoides y megalómanos. Veamos: "Tenemos que incrementar el aporte de la administración pública nacional, estatal, municipal, y todos los entes laborables del sector público que no afecten la actividad productiva (...) Dar el ejemplo desde la administración pública nacional".

¿Cuál será o qué entenderá Nicolás Maduro como “incremento del aporte de la administración pública” que “no afecten la actividad productiva”? Digo, la frase es digna de aquel principio de la Chimoltrufia que reza: “Así como digo una cosa, digo otra”.

Es realmente interesante y sería maravilloso descubrir la forma en que trabajando solamente dos días de la semana, no se afecta la productividad. ¡Eso es magia pura!

Pa’no errarle

Y, como dijese el ex presidente Salinas, “para que nadie se haga bolas”, la energía eléctrica se suspende cuatro horas diarias durante los próximos 40 días. Claro, hay excepciones. Pero así todos los venezolanos ayudarán a preservar el embalse de la Central Hidroeléctrica.

Preguntas “a fortiori”

¿No ha sido suficiente ver los fracasos de Cristina Fernández y marido? ¿Los fracasos económicos de Lula y Dilma Rousseff? ¿No es suficiente ver la forma en que Evo Morales está acabando con las empresas?

¿Habrá alguien que se dé cuenta de que el socialismo, como modelo económico, sólo atrae pobreza, marginación, miseria e ignorancia?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar