Últimas noticias:

Amoris Laetitia: la maravilla del amor

Imposibilidad

El escribano declara su elevado nivel de incompetencia para abordar en una sola entrega, las maravillas de conceptos presentados por el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia.


Amoris Laetitia


Hecho lo anterior, la pretensión es abordar, aun cuando sea en forma separada, alguno de los muchos temas que se tocan en la Exhortación Apostólica.

En el Catholicblog de Religión en Libertad se señala que el documento se divide en nueve capítulos y más de 300 párrafos. Se abre con siete párrafos introductorios que ponen en plena luz la conciencia de la complejidad del tema y la profundización que requiere.

La relación convertida en dominio

Es una maravilla descubrir que el enfoque de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia asume una practicidad y aplicabilidad inmediata. Cuando, junto con mis hermosísimas lectoras y gentiles lectores, surge la pregunta: ¿qué pasa hoy en la vida de los matrimonios?, una respuesta fundamental radica en entender que el deseo irreflenable de dominio sobre la pareja se ha superpuesto a la ternura, el amor mismo, la comprensión y el servicio al otro.

Bajo los supuestos de la equidad de género, ahora el combate es encarnizado para sojuzgar, subyugar y dominar al otro. Lo importante es hacer lo mismo que el hombre, aunque vaya en detrimento de ambos. No importan los excesos y los malos resultados. Lo relevante es demostrarle al otro que hasta en las estupideces se puede igualarlo. Ése es el afán de dominio que prevalece como cultura de vida en pareja.

El aporte de la Amoris Laetitia

De aquí que se vuelva prioritario entender que la Exhortación de Francisco evidencia la Palabra de Dios, no “como un secuencia de tesis abstractas, sino como una compañera de viaje también para las familias que están en crisis o en medio de algún dolor, y les muestra la meta del camino” (AL 22).

La oportunidad de la Amoris Laetitia

Otra genialidad del documento es la oportunidad con la que los padres sinodales y el propio Pontífice abordan el tema. La Exhortación Apostólica Amoris Laetitia aparece cuando la vida cotidiana de la familia afronta desafíos extraordinarios, crisis, persecución cínica o velada y un ataque sistemático para disolverla.

Y dentro de estos desafíos se contemplan: el fenómeno migratorio, la misma ideología “gender”, la cultura de lo provisional, la mentalidad anticoncepcionista, los temas biotecnológicos, en especial el asunto de la procreación.

“Poniendo los pies sobre la tierra”, como dice Francisco, se analiza y revisan temas como la carencia de casa, la falta de trabajo, la pornografía, el respeto a las personas de la tercera edad o con discapacidad; lo que en el texto se denomina “la deconstrucción” jurídica de la familia y la violencia contra las mujeres. Estas perspectivas superan, con mucho, la visión reduccionista que ofrecen las ideologías.

Individualismo  temor a la soledad

Es una paradoja no deseada pero presente. Por un lado, el individualismo cierra y conjura las posibilidades de ser generoso y entregar amor hacia la otra persona, de ese tipo de amor que el hombre de Tarso califica como “incondicional” en su primera misiva a los Corintios.

Y por otro lado, en contrasentido al individualismo a ultranza, en la sociedad se percibe un tremendo temor a la soledad. Se evita estar y sentirse solo; por eso el éxito de los lugares ruidosos que le hacen olvidar a la persona esa misma soledad. Lo curioso del tema es que se desea un espacio compartido de protección y de fidelidad. La paradoja que se encierra tiene su raíz en el miedo inmenso a ser atrapado en un “compromiso” que impida el desarrollo personal y el crecimiento profesional.

Como puede apreciarse, esta probadita introductoria de la Exhortación del Papa Francisco promete un encuentro con verdades extraordinariamente bien tratadas.

El aprendiz de escribano espera el encuentro con usted. Si a alguna de mis adorables lectoras y gentiles lectores le gustaría que fuésemos abordando algunos detalles de la Exhortación, le agradecería comunicarlo al correo electrónico que aparece al final de esta colaboración. Va un abrazo.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar