Últimas noticias:

Paralelismo Duarte-Moreno Valle

Explicación no pedida

Los tiempos electorales en México constituyen un verdadero folclor nacional. Hay lodo por todos lados, denuncias penales, declaraciones de unos contra otros y en todos los tonos, además del consabido –como se dice en mi México lindo– sacarle “los trapitos al sol” al contrincante, averiguando si desde la pila del bautismo se cubrió el protocolo y el debido proceso. A eso se le ha dado en llamar “guerra sucia”, que de acuerdo con mis preciosísimas lectoras y estimados lectores, de pronto se aprecia como una “porqueriza” en todo su esplendor.


Veracruz


Y a ello hay que agregar lo que los gobernantes, candidatos y candidotes aportan para que la orquesta filarmónica nacional se los acabe en una silbatina y a mentadas de madre.

Tres casos

De inicio, vale la pena comentar con ustedes que los “tres casos” realmente son dos, y esa es una verdad histórica como se pretende demostrar adelante.

La primera anécdota fue aportada por Javier Duarte, gobernador del estado mexicano de Veracruz. El summum de su gestión ha sido tejido por los propios habitantes de su estado: incompetencia, corrupción, cifras maquilladas, deficiencias en toda la administración pública estatal; y para acabar, el endeudamiento galopante que dejará Duarte dentro de poco tiempo.

Evidentemente, los síntomas de una corrupción brutal son gritos silenciosos de la población. La defensa del gobernador ha resultado ineficaz, torpe, carente de estrategia y tardía.

Y por si fuera poco, a alguien se le ocurrió que la mejor manera de acallar las encendidas voces del pueblo y los flamígeros de –prácticamente– todos los líderes de opinión y dirigentes sociales, era algo así como presentar una declaración patrimonial extemporánea y parcial, para evidenciar los bienes del gobernador. Así lo hizo.

Para varios colegas y vecinos de columna el evento pareció una especie de “mea máxima culpa” con el agravante de la bajísima credibilidad de la que goza el político veracruzano.

Para algunos otros, la exposición de sus bienes resultó un flaco favor, porque –en atención a todas las trapacerías existentes– no falta el club de opinadores que destacaron que ya se había dado suficiente tiempo como para “esconder” y blindar contable y fiscalmente las propiedades.

Si ahí hubiera quedado el tema, no podríamos vaticinarle más allá de un par de días en los medios. Pero no fue así. A alguno de sus “estrategas” se le ocurrió que el gobernador se expusiera a los medios, para decir con toda tranquilidad que sólo posee dos propiedades y una cuenta bancaria.

El único problema fue que Duarte no dio detalles de costos, infraestructura y menaje del valor de su patrimonio ni de sus ingresos. O sea, se le olvidó decir cuánto valen tales propiedades.

Como se esperaba, a la denuncia de Yunes Linares por enriquecimiento ilícito por más de tres mil millones de pesos, se volvió a hacer visible. Esto provocó, además, que la propiedad que le fue heredada desde hace “cuatro generaciones”, también se pusiera en entredicho.

Ello significa que si ya saben cómo es el gobernador, para qué lo exponen.

La mochila azul

Otra ocurrencia muy poco afortunada se gestó en Puebla de su señoría Moreno Valle. Veamos: Para la causa del gobernador que quiere suceder al presidente Enrique Peña Nieto, las cosas se le han  puesto “color de hormiga”. En principio, Basave y Ricardo Anaya le hicieron trizas la estrategia de ir en alianza y llevarse todas las canicas. El coletazo no se hizo esperar. La alianza con partidos de la “chiquillada” no le va a alcanzar para mucho.

Y en medio de estos escenarios, a alguno de sus estrategas se le ocurrió repartir mochilas de color azul, con el logotipo del PAN –partido al que nominalmente pertenece–, pero con su autógrafo estampado.

Se les olvidó que Moreno Valle no canta de One Direction, ni se parece a Justin Bieber. En consecuencia, toda la aplanadora nacional del PRI se le irá a la yugular por andar haciendo propaganda de forma, además de que podría ser demandado por desviación de recursos públicos a favor de un partido.

Los tres son dos

Para el goberneitor poblano la figura y trayectoria de Ana Tere Aranda han sido todo un esfuerzo a lo Sísifo. Primero, los trancazos por arriba y por debajo de la mesa para bloquearla al interior de las filas del PAN. Y ahora –algunos observadores indican que se trata de gente leal a Moreno Valle– en el Instituto Electoral del Estado están “congelando” su candidatura, pero a solicitud de la representación del PAN (¡!??), ya que la acusan de inelegible.

Esa actitud xenófoba –de donde venga– revela que es del tamaño del miedo al agujero que la panista puede ocasionar a la ya torpedeada campaña morenovallista. Más aún, porque hasta los más escépticos en su momento, ahora dudan si el accidente automovilístico de Ana Tere Aranda, sería realmente “eso” o un atentado en forma.

Vamos a esperar programas. Por lo pronto, el silencio de Ricardo Anaya sobre el tema, es altamente sospechosista.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar