Últimas noticias:

Trasvase ideológico

Advertencia

A riesgo de cometer una pifia de carácter metodológico y cronológico, este aprendiz de escribano se arriesga a formular algunas ideas que mis adorables lectoras y amabilísimo lectores han solicitado compartir.


Reflexión


Se trata de entender, desde un enfoque no ideológico sino político, el cambio, los saltos y las maromas propuestas por las izquierdas radicales a través del tiempo.

Desde Karl Marx, Vladimir Illich Ulianov –Lenin–, pasando por Antonio Gramsci, hasta Michel Foucault o Judith Butler, “la izquierda”, genéricamente denominada y aglutinada en la palabra, ha presentado una evolución interesante que, de acuerdo con Roberto Marchesini, de La Nuova Bussola Quotidiana, puede describirse como una desatención a los conceptos de “Revolución Social”, los “saltos dialécticos” –en expresión del Padre Baldomero Ortoneda S.J.–, “la lucha de clases” y la “dictadura del proletariado”… para asumir una postura en el socialismo romántico de la Pachamama y dar paso a una “lucha de contrarios” en la puesta en escena de la ideología de género o los “gender studies”, como suele denominarlos la señora Butler.

Por qué los cambios

Marchesini sostiene que las tesis de género son “performativas”, entendiendo por esto la representación de un rol, de un papel, que a fuerza de ser repetido “induce a pensar que es natural”; por esa razón, el lenguaje –sostiene Foucault– “debe” transformar la realidad.

Este personaje resulta de lo más interesante, porque Foucault, además de ser aficionado a las experiencias sado-masoquistas-gay, le pegaba con singular alegría al LSD, droga alucinógena popularísima en la década de los setenta; y además, presentaba una afición un tanto morbosa hacia la muerte, situación que constatan los varios intentos de suicidio; independientemente de ser seropositivo y continuar con relaciones sexuales promiscuas, que revelan un comportamiento sexual con un sesgo peligroso y hasta homicida, aunque la jefa Butler ha insistido en evitar que se ligue la tendencia suicida con las experiencias gay.

La vinculación con la izquierda marxista

Como filósofo y docente en Berkeley, Foucault sostenía que “el poder” –con cualquier cosa que se asemejara al concepto– reprime la sexualidad, volviendo a la vetusta “lucha de contrarios”. De esta forma, el profesor insiste en que la norma es represora porque define lo que es lícito y lo que no lo es, precisando comportamientos, actitudes e inclinaciones catalogadas como “buenas” o “malas”. En consecuencia, se vincula también con la Internacional Anarquista donde abrevaron María Dolores Ibaurri “La Pasionaria”, en España, o los hermanos Flores Magón en México. Por ello, no extraña “la lucha contra la represión” de los sujetos que roban botellas de coñac y pantallas de 50 pulgadas para “vengarse” de los poderosos y llorar mejor a sus “mártires”.

De aquí, la motivación para liberar la sexualidad y la alteración de las normas impuestas por el poder, aun cuando la lucha –dice Foucault– no funciona desde el movimiento armado propuesto por los radicales de izquierda.

En síntesis

Sostiene Marchesini que, al final del día, se trata de una revolución siempre en movimiento y en la búsqueda de otros caminos. Lo mismo sostenía Gramsci.

En el fondo del tema, el gran propósito concomitante en esta especie de trasvase ideológico, se encuentra el esfuerzo por eliminar cualquier presencia de toda ley moral y religiosa. Lo demás, son minucias para estos postulantes de la lucha de clases. Interesante, ¿no?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar