Últimas noticias:

Trabajo y familia: el equilibrio

Redimensionando

Acabo de escuchar a Gustavo de Hoyos Walther, recién nombrado presidente nacional de nuestra querida COPARMEX, destacando la importancia de re-dimensionar el papel protagónico del empresario en la vida de nuestro país, que implica por supuesto, su involucramiento en la vida económica, social y política del México contemporáneo.


Mejorar la sociedad


El tema es fundamental, porque la voz de los liderazgos empresariales constituyen un derrotero sustantivo para lo que suceda a niveles locales y nacionales; y aun internacionales. La razón es obvia.

El empresario echa raíces en donde siembra su quehacer productivo; por eso mismo, la sociedad y el entorno cambian, se transforman y mejoran… o empeoran cuando se pierde la misión de la empresa y se extravía su hipoteca social.

Pero, adicional a ello, el impacto de las decisiones de los líderes empresariales es extraordinario, porque la comunidad inmediata que conforman las familias de los colaboradores –este aprendiz de escribano se resiste a seguir llamando al personal como “empleados” o “trabajadores” – recibe los resultados iniciales de tales decisiones.

Ello significa que, si en la empresa se generan oportunidades de desarrollo espiritual y progreso material, las familias lo resienten; si el colaborador está mejor preparado, motivado y asume un compromiso de vida que se liga a la empresa, las familias se ven involucradas en esta acción. De aquí que los programas de desarrollo humano y capacitación del personal resulten fundamentales para el éxito económico de las familias, la competitividad de la propia organización y la satisfacción de los clientes.

No obstante, existe un factor eventualmente poco atendido con la atención que requiere: la propia familia del líder de empresa. No es un elemento deliberado, pero se presenta de manera común. El empresario sigue siendo un arriesgador, un adicto a las decisiones en momentos de crisis, porque sólo él paladea las dificultades que implica el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, pero sobre todo, con la nómina que conlleva el sustento para las familias de quienes colaboran en la empresa.

El agradecimiento

El dirigente empresarial es un personaje agradecido por sistema. Agradece siempre el trabajo bien hecho, el contrato con los clientes; agradece a las personas que consumen sus productos y agradece a la competencia el fragor y la nobleza del combate productivo. Por ello también agradece a Dios la oportunidad de servir a los demás.

De aquí que, fundamentalmente, el líder de empresa también es agradecido con su familia, por la generosidad y entrega de tiempos, de comprensión, de esfuerzos comunes.

Como líder empresarial agradece constantemente, y una forma práctica e inmediata para hacerlo es a través del RECONOCIMIENTO a los resultados con niveles de excelencia, porque el reconocer lleva implícita la forja y desarrollo de la autoestima de quienes lo rodean. Es el primero en reconocer a las personas por esa entrega con frecuencia escondida y silenciosa. Por ello, el líder de empresa empieza a cuidar con esmero su matrimonio y su familia. Por lo mismo, procura una relación amorosa con los hijos, platica con ellos, se interesa por lo que les pasa, pide y recaba sus opiniones, no sólo como un modelo de “empowerment” o de kaizen, sino ante todo, porque es la primera manifestación de que los ama.

La primera pedagogía –y quizá la de mayor relevancia– del líder es el ejemplo, es su mejor labor de comunicación y de incentivo para la competitividad. El testimonio del dirigente de empresa es la alegría y el amor intenso por la tarea realizada. Por eso la contagia.

Como líder, en su propia familia procura jamás dejar caer la noche sin hacer las paces y también emplea las tres frases mágicas: “permiso, por favor, gracias”. Sabe que la “guerra fría” es más letal que la guerra caliente.

No es fácil equilibrar las exigencias del trabajo de líder en la empresa y los deberes hermosos de la familia. Pero, como decimos en México, “el que es buen líder, donde quiera es bueno. Porque el líder, es bueno… a pesar de…

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar