Últimas noticias:

¿Por culpa de Don Lázaro?

El mito se cae

En “Las mentiras de mis maestros” como en “Contra la historia oficial”, de González Ortega y José Antonio Crespo, se hace referencia a uno de los tantos mitos creados como analgésico extraído del panteón revolucionario: el de la llamada expropiación petrolera instrumentada por Lázaro Cárdenas del Río en 1938.


Análisis Económico


En términos reales, se trata de dos mitos encerrados en uno solo. El primero, derivado de la anuencia estadounidense, y el otro, salido como producto de venta frente a una revolución llena de “asegunes”, urgida por un pueblo urgido de héroes de lo que fuera y como fueran, como el caso del “Tata” michoacano.

Ambos mitos han caído poco a poco. Uno ha llevado a cuestas, irremediablemente, al otro. 

Que 77 años no es nada

Por un lado, la otrora y mal llamada “Empresa de todos los mexicanos”, ahora sí es “de todos”, porque está técnica y financieramente quebrada, por lo que entonces, de acuerdo al manual de culpabilidades, será “Fuenteovejuna señores”, en expresión de Lope de Vega, quien se encargue de pagar los platos rotos, siguiendo el ritual mexica de que nadie es culpable y echando todo al arcón de los recuerdos para que sea el olvido el encargado de arrojar tierra sobre la estupidez. O como dijese don Carlos Gardel –parafraseado– que 77 años no es nada.

Los muertos que vos matáis…

Alguna de mis maravillosas lectoras y estimados lectores se han preguntado ¿por qué hasta ahora se destapa la cloaca de ineficiencias, podredumbre y corruptelas en PEMEX? La respuesta es simple: porque el mito tenía que sobrevivir contra todo y contra  todos. Esa era la consigna revolucionaria, los que opinaban en contrario eran los “apátridas”, los “vendepatrias”, los “traidores a México”, “los conservadores de ultraderecha”. Hoy, el peregrino argumento ya no es creído ni por las huestes admiradoras del Peje, ni por los seguidores del resucitado PT que aseguraban en cámaras que la izquierda “defiende mi petróleo”.

En una espléndida entrega, el columnista Víctor Beltri hace un recuento de lo que nos cuesta a todos la corrupción en la petrolera nacional. El analista sostiene que por gravedad, la corrupción se refleja en el costo de los productos y servicios. Obvio. Por eso, las bombas abastecedoras de PEMEX en Estados Unidos cobran a SIETE PESOS EL LITRO, cuando aquí se paga más del doble. Y el efecto acumulado de la corrupción representa, dice Beltri, nueve puntos del PIB.

La pregunta se vale: si aquí Pemex cobra el doble que en Estados Unidos, ¿por qué está en quiebra? Una respuesta inicial es atribuible a los errores, a la mala gestión administrativa y al saqueo que provoca la generación de “mirreyes”, como los llama Ricardo Raphael en “Mirreinato”.

“La otra desigualdad”

La petrolera, de la que es copropietario el senador Romero Deschamps también ha generado una “casta dorada” de alrededor de 85 mil jubilados y fue durante décadas la “caja chica” presidencial. Ya no lo es, porque el negocio se fue a pique, gracias a una carga fiscal brutal. Por lo mismo, en expresión de Leo Zuckermann, los inversionistas privados no están tan interesados como se creía en adquirir Pemex. O sea, el desastre es más grave de lo que se dice en las cúpulas gubernamentales.

La corrupción está unida a la incompetencia. Producir un poco más de dos millones de barriles diarios, es viajar de nuevo a la década de los ochenta, agravado por la caída de precios. Lo interesante radica en que los gastos de Pemex, de todas formas no han disminuido –tiene casi 130 mil trabajadores con pensiones de petrolera de Dubai– y su productividad, insiste Zuckermann, está entre las más bajas del mundo, amén de que no hay dinero para nueva inversiones que la vuelvan competitiva. Por eso, Moodys bajó la calificación crediticia de la empresa… ¡y peor se va poner!

Todo indica que la premisa de Pemex es simple: Con varios miles de millones de pesos, habrá más inversión y menos petróleo.

A este aprendiz de escribano se le antoja pensar en algo: Si “Tata” Lázaro, su vástago o el Peje hubieran visualizado la quiebra de Pemex… ¿la empresa “seguiría siendo” de los mexicanos? Se me hace que no.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar