Últimas noticias:

Madrid, la Almudena y la pluralidad

Lejos de fetichismos políticos

La anunciada visita Papal para el 12 de febrero del año próximo despertó una serie de preguntas que, muchas, siguen sin respuesta.


Análisis Político


Aunque sea por mimetismo con los congresistas gringos, o para mofarse del Papado como lo hizo Evo en Bolivia. Sea para convalidar la república bolivariana socialista y atea al estilo de Maduro o como de forma un tanto farisea lo hizo Cristina Fernández, sea como sea, a muchos políticos mexicanos que cobran como legisladores, les entró el ferviente espíritu republicano, plural, laico y gratuito, como para invitar a Francisco para dirigirles un mensaje. El Padre Federico Lombardi, vocero vaticano, no ha confirmado todavía. El tema es interesante, porque de inicio, se aleja del fetichismo político y los disfraces de pluralidad.

A cada quien, su César

Dar al César lo que es del César, dice la máxima evangélica. Pero esa aseveración, no impide que “el César” sostenga una determinada fe, profese determinada religión o no haga ni lo uno, ni lo otro.

De mis bellísimas lectoras en mi España querida, me llega el envío de una nota publicada por El País en su edición madrileña, que sorprenderá a muchos y podría dejar mudos a otros tantos.

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, el pasado 9 de noviembre renovó el voto a la Virgen de la Almudena, un voto que es tradición arraigada entre los habitantes de la ciudad capital española.

Al comprometer y comprometerse a “construir un espacio de convivencia amable”, en esa tierra consagrada a la Virgen, declarándola Patrona de la Villa de Madrid. La idea no cuestiona ni lacera el verdadero espíritu de la laicidad, valga la expresión, porque el compromiso es hacer de Madrid -además del ‘Pedazo de la España en que nací’, en expresión del maestro Lara- “un lugar en el que no se huya del sufrimiento del otro”, y en donde, además, sea un espacio donde “la lucha por la justicia” sea una meta común de todos los ciudadanos.

La renovación ante la Virgen de la Almudena se hizo en medio de una Misa que ya es tradicional para recordar la intercesión de la Virgen durante las inundaciones de 1646.

La alcaldesa madrileña indicó que participaría en la Santa Misa, sin perder el ámbito ni el espíritu institucional. Participó en la Misa, rogando a la Madre del Cielo para que el municipio madrileño que preside, sea “un lugar de reposo para el agotado, con techo para el desahuciado, con amistad para el abandonado, con esperanza para el sin techo y con abrazo acogedores para los refugiados”.

Haciendo eco de los deseos de sus gobernados, prometió hacer de Madrid, “un espacio integrador y positivo en el que se respeten los Derechos Humanos y en el que se resuelvan los conflictos siempre con el diálogo”... ”una ciudad abierta y acogedora, realmente fraterna en la que quepamos todas y todos, independientemente del color, origen o condición social”. Carmena consideró “un honor” renovar el voto ante la Virgen y el compromiso de los madrileños ante su Patrona.

Lo sorprendente

Manuela Carmena participó, según declaró a El País, “con mucho gusto”… a pesar de que ella no es creyente.

Este escribano insiste: ¿A cuántos gobernadores, secretarios de Estado, amigos del presidente, senadores, alcaldes y jefes de las fuerzas armadas veremos en la primera Misa ofrecida por Francisco a los pies de la Virgen del Tepeyac? Porque, si no pasa nada, de la democracia, la inclusión y la pluralidad, muchos mexicanos diremos: “¡¡¡De lengua me echo dos platos!!!!

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar