Últimas noticias:

¿A qué le tiras mexicano?

País descafeinado

Por demás interesante resulta la nota publicada por CNN Expansión sobre los índices de bienestar de los mexicanos. No se trata de ver todo con pesimismo, ni jugar el rol de los “agoreros del infortunio”.


OCDE


Sí, en cambio, la pretensión de este aprendiz de escribano, radica en “rebotar” con las preciosas lectoras y amables lectores que, por lo menos hasta aquí, nos honran con su tiempo y lectura.

Hago mía la expresión del pensador egregio Don José Ramón Fernández, que señala -al hablar de fútbol, desde luego- que ese deporte es de “media tabla para abajo”. Algo similar sucede con varios aspectos de la vida nacional. No todos, afortunadamente, pero son elementos presentes, que provocan la sensación de señalar al nuestro, como un país un tanto “descafeinado”.

De resultados y otras cosas

De acuerdo con la nota que comentamos, nuestro país obtuvo “calificaciones negativas” -valga el eufemismo- en 19 de 23 indicadores sobre el bienestar, de acuerdo con investigaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Las notas positivas, como el gol del equipo América contra el Guadalajara, se dieron en temas de empleo, contaminación y satisfacción ante la vida, en un benchmarking con 34 países miembros de OCDE.

Asignaturas pendientes

Sacamos “tache” en muertes por agresión, victimización y apoyo social; en competencias cognitivas en chavales de 15 años, en horarios laborales, esperanza de vida e ingresos. Obvio, el bienestar de esas naciones es menor, sobre todo, si nos comparamos con Noruega, Luxemburgo, Suiza, Holanda o Irlanda.

Al analizar la satisfacción de vida, los suizos califican con 1.5 versus 0.13 de los nuestros. No nos fue mal en temas como certeza en el empleo, desempleo bajo y contaminación.

Viaje al centro de la OCDE

A reserva de que los estudiosos en estos menesteres viajen al centro de la OCDE y escarben mayores detalles, para quienes sabemos poco de la temática analizada, es viable sin embargo, reflexionar un poco.

De inicio, en los aspectos de agresión, victimización y apoyo social, hay mucho por hacer.

Las acciones de gobierno en el rubro de combate a la pobreza, frecuentemente se quedan en una partitura de asistencialismo. Despensas, desayunos, instalación de comedores, leche y algunos apoyos de otro tipo. Sin embargo, no hay seguimiento; se carece de una estrategia apropiada para sacar a la gente que recibe estos indudables beneficios.

Funcionarios y estructuras de la administración pública, adolecen de una visión y entrenamiento adecuado para echar a andar políticas públicas inspiradas en una eficaz subsidiaridad. Por eso, no es extraño encontrarse familias enteras que han forjado su vida cotidiana, dependiendo eternamente de los programas asistenciales. Desde luego, ello habla de incompetencias para trabajar en sistemas transversales, lo que permitiría ampliar el número de beneficiarios.

La otra parte, entre impunidades y agresiones de todo tipo, habrá que recordar el trago amargo que sufrió Rosario Robles siendo titular de la Sedesol, al destaparse en los medios que, sus operadores solamente entregaban beneficios a la gente, a condición de votar por el PRI, asistir a mítines de ese partido y apoyar a determinados candidatos.

También es agresión contra el ciudadano, cuando éste tiene que esperar por horas, a que la persona que le atiende en la ventanilla de una dependencia, regrese de comer, acabe de maquillarse o concluya su sesión de chat. El tiempo es la vida de cada de persona, sostenía mi admirado Carlos Castillo Peraza, por eso, ningún empleado o funcionario de gobierno tiene derecho a gastarse nuestro tiempo, nuestra vida.

En análisis final, también es agresión que alguien se pase semanas, meses o años en la cárcel, haber perdido el empleo, quedar marcado y desprestigiado -incluida la familia entera- y sin dinero, para que con un simple “usted disculpe”, nadie de parte de la autoridad, reconozca su error y menos aún, se paguen los daños causados, morales y económicos, porque se trata de vencer al ciudadano a base de tortuguismos y tramitología.

Si la información sirve para tomar decisiones y corregir, bienvenida. De lo contrario, sostenía Carlos Monsiváis, hay que entender que nadie vive en las estadísticas. De aquí que el bien recordado maestro Chava Flores resumía en una frase su certero diagnóstico: ¿A qué le tiras cuando sueñas mexicano?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar