Últimas noticias:

Teoría de la Intolerancia

Fundamentalismos

Tal vez coincidan mis bellísimas lectoras y gallardos lectores: En este país hemos creado una cultura maniquea que, al más puro y refinado modelo de intolerancia, divide en dos las opiniones en un “yo estoy bien, tú estás mal”; claro, dependiendo del lado en que alguien se ubique, califica y cataloga al otro.


Teoría de la Intolerancia


Evidentemente, como se dice entre la gente de campo, “el que llora más fuerte, mama más pronto”; lo que en buen romance significa que, quien vandaliza instalaciones de lo que sea, quien secuestra y quema vehículos; quien destruye y desgracia monumentos considerados como patrimonio de la humanidad, quien bloquea por más de ocho horas las vialidades más importantes de la ciudad capital, o bien, quien realiza acciones que generan pérdidas de empleos y cierre de empresas, con certeza, tienen más probabilidades de ser escuchados, atendidos y sentados en una “mesa de diálogo” para continuar exitosamente en la impunidad, dándose el lujo de exigir que los delincuentes sean liberados, por considerarse “presos políticos”. Así andamos, particularmente, con los fundamentalistas y talibanes casi siempre, de izquierda radical.

Extrapolando

“Se supone” -a este aprendiz de escribano le choca la expresión- que la pluralidad está protegida por la legislación mexicana y la libertad de expresión con total responsabilidad y apego a la norma, también.

El tema central radica en que todo esto quede en la retórica, la palabrería y el discurso mediocre, sin fondo. Si revisamos, “la verdad histórica”, simplemente maquilla las cosas; se informa a la sociedad de lo que “se hará” en un futuro de apariencia promisoria, pero no de lo que se hizo. Y eso sucede con los eufemismos de moda incrustados en la economía, la política o el debate parlamentario.

Hablando de orejas

Recientemente, en la realización de un evento organizado por el Consejo Nacional de Población (CONAPO), un grupo de jóvenes protestó, porque desde su punto de vista, Patricia Chemor Ruíz, probable parienta de Chuayffet Chemor, y su equipo de colaboradores impulsaron fuerte temas polémicos como el aborto, lo que algunos han dado en llamar “los derechos sexuales” de los niños y adolescentes y el acceso a métodos anticonceptivos distribuidos a granel. No fueron escuchados. Y pasó lo de siempre, les dieron una cita para “una mesa de diálogo”. Ni Luis Fidel Yáñez, personaje a cargo de la Secretaría de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) abrió espacios. Se volvió a apostar al olvido.

El numerito repercutirá más allá de nuestras fronteras, porque entre los jóvenes que se manifestaron había originarios de otros veinte países de la región.

Agenda antinatalista

¿Se impondrá desde la Cepal una agenda antinatalista? Es probable. Pero, el tema central es la incapacidad de escuchar y la incompetencia para tolerar el disenso. Los jóvenes manifestantes no quemaron nada, no golpearon a nadie, no pintarrajearon el lugar ni rompieron cristales. Su alegato principal: No haber sido tomados en cuenta en el seguimiento del “Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo”.

Y aunque no se habló de la inclusión de las organizaciones que representan a los padres y madres de familia, éste, fue un sector sustantivo de la población al que tampoco se convocó, toda vez que uno de los puntos centrales consiste en echar a andar programas de “educación integral para la sexualidad”, con cualquier cosa que ello llegase a significar.

¿Dónde queda el concepto de pluralidad, o todo se queda en meros aspectos teorizantes?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar