Últimas noticias:

¿Cuánto mide la Independencia?

Del “Arcón de los recuerdos”

Uno de los más entrañables maestros de este aprendiz de escribano, don Jorge Dávila Juárez, coordinador de la Maestría en Administración Pública y Ciencias Políticas, acostumbraba señalar que las candidaturas independientes a puestos de elección popular tendrían que leerse en varias dimensiones: 1) ciertamente, vienen a formar parte de un cambio a favor de la democracia; 2) de evidencia de cierto hartazgo ciudadano con el statu quo típico de las partidocracias; 3) pero a un tiempo implicaban una preocupación importante, que tendría que responder a las siguientes cuestiones: ¿Con qué plataforma política gobernará?, no con cuál ideología, sino qué modelo de acciones de gobierno y políticas públicas habrá de implantar; ¿cómo interactuará con los demás poderes republicanos, con los partidos constituidos o con quienes no piensen como el “gobernante independiente”?


Análisis Político


Sin Alzheimer

Además de probar con estas remembranzas, plenamente, que este escribano no tiene Alzheimer, el tema reapareció al escuchar, leer y “entre-leer” el mensaje de Jaime Rodríguez Calderón al tomar posesión de la gubernatura neoleonesa.

Todo lo contrario

No fueron los “toques de originalidad” de Vicente Fox, pero los hubo. No se limitó a las bravuconadas del Peje, pero al igual se presentaron. Fue, en términos del sexenio de la guayabera, algo así como “todo lo contrario”.

Jirones literario-alcohólico-musicales

A riesgo de descontextualizar los temas, considero que mis adorables lectoras y gentiles lectores, podrán identificar la intencionalidad del comentario a algunos jirones del mensaje de El Bronco.

1. Asegurar que “se le acabó la fiesta a los bandidos” –que fue la nota central para varios reporteros– ¿puede leerse como el inicio de una cacería de brujas, como amenaza indirecta al ejecutivo saliente, o como programa de un gobierno populista al más puro modelo de Nicolás Maduro?

2. El señalamiento de que se realizarán “auditorías exhaustivas en todas las dependencias”, se lee igualmente como un proceso elemental de la alternancia, para que no le suceda lo que generalmente pasa, al dejar “la casa, patas pa’rriba”. El ejemplo más reciente lo difundió Claudia Sheinbaum en la Delegación Tlalpan.

3. El “sospechosismo”, actual deporte nacional, surge en total esplendor porque El Bronco tendrá que pagar, negociar o pedir fiado, para resolver una deuda que creció en 204%. Tampoco se mencionaron las estrategias para adelgazar a una burocracia obesa y con arterioesclerosis múltiple.

4. “Limpiar la casa”, sin duda, es un procedimiento directo y fuerte contra la corrupción; pero no puede ser la única divisa para el gobernante bronco. Es prudente recordar que la calle más limpia no es la que más se barre, sino la que tira menos basura. Y si a eso se le adiciona que no hay, todavía, claridad con respecto a los “cómos” que asegurarán las sanciones a los ilícitos, se corre el riesgo de tejer un discurso meramente mediático y populista.

5. “No soy de los avisa”, reveló el nuevo gobernador a la reportera. Entonces, los temas de transparencia, de acceso a la información pública y de procuración de justicia, ¿en dónde quedan?

6. Indudablemente, el respetable recompensó a El Bronco con carretadas de aplausos y los silbidos frenéticos de la orquesta filarmónica regiomontana. No se señalaron las menudencias de un programa de trabajo o algunas estrategias para gobernar, que sería el mínimo minimorum a esperar por los ciudadanos de Nuevo León. Aquellos que aguardaban alguna referencia al tema, tendrán que esperar seis meses –más, menos– para conocer lo que su independiente gobernador va a ejecutar. El riesgo es que podría leerse que la improvisación sería la madre de todas las superficialidades.

7. El discurso de que no habrá obra pública en el primer semestre de su gobierno hasta que no haya una planeación apropiada, despide cierto aroma a incertidumbre y profundiza en una partitura de dudas razonables sobre el camino a seguir. Una especie de “auditoría ciudadana” suena bien. Pero El Bronco no superó el campo de las ofertas. Lo demás fue un poco de coreografía. Caballos, cohetes, botas, fuete, confeti y listones.

La pregunta es ahora: ¿cómo medir ese tipo de independencia?

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar