Últimas noticias:

El priismo azul en Puebla

Premonición

Cuando Vicente Fox dijo que había que mandar “de vacaciones a los Principios de Doctrina del PAN” y asumir una nueva visión más pragmática, eficaz, estratégica y electoralmente exitosa”, varios nos atrevimos a sostener que su aseveración tenía varios claroscuros.


Partidos Políticos


En un primer sentido, al panismo le hacía falta -con urgencia- dejar de lado la “tradición” de conformarse con ser “la oposición leal”, sambenito impuesto por Manuel Bartlett, para adquirir eficacia, trabajar con enfoques estratégicos y aprovechar sus muchas ventajas competitivas para ser exitoso en las urnas. El problema fue que el PAN se conformó sólo con el tema de los principios enviados de “vacaciones”, es decir, dejarlos de lado. En muchos casos, así “empezó el principio” de todos sus problemas.

La síntesis

Las patadas por debajo y por encima de la mesa, empezaron -como dice Jairo Calixto Albarrán- a evidenciar la pobreza de la condición humana: Apetitos de poder por el poder, dijera el maestro Gómez Morín, ir al encuentro de un cargo a otro; la búsqueda de mayores y mejores espacios económicos; corrupción y luchas internas desgarradoras iniciadas por las tribus, que no por ser azules dejarían de ser menos encarnizadas.

Eso llevó, destaca el analista Enrique Aranda en Excelsior, a la apatía, el desaliento, el escaso sentido de pertenencia, la muy pobre participación y la falta de unidad. Obvio, el desangelamiento del electorado no esperó. Lamentablemente, los botones de muestra son elocuentes. El más reciente, el panismo de Puebla.

El caso y la casa puebla

Existe una lucha terrible por la dirección y los niveles de mano en el panismo angelopolitano, que se desarrolla desde hace varios años. Los protagonistas: En una esquina, Rafael Moreno Valle, a quienes no pocos analistas señalan como el mejor priista que ha tenido el PAN en muchos años, sus afines, corifeos y camarilla. Y en la otra, los militantes que todavía creen rescatable al partido. Éste, a no dudarlo, será uno de los problemas serios que tendrá que afrontar y resolver Ricardo Anaya. Su omisión puede resultar fatal para esa causa.

Carro completo, pero azul

Desde que Gómez Morín bosquejaba al PAN en sus “1915 y otros ensayos” se marcaba una distinción formidable entre el partido, aún incipiente, y el arribo al poder político. El proceso era simple, unir sin confundir los terrenos y distinguir, sin separarlos.

El gobernador poblano no ha sido, penosamente, ni el primero ni el último. Sobresale, de nuevo, el hecho de enviar los principios y la filosofía panista, ya no de vacaciones, sino al exilio, al aflorar el modelo patrimonialista del antiguo sistema: El gobierno se convierte en posesionario del partido, y el partido se transforma en el aguerrido operador a favor del gobierno. Por ello mismo, no son de extrañar las palabras de Fabio Beltrones en su discurso de toma posesión. Es decir, se entrega la autonomía partidista de manera ilimitada.

Patrimonialismo

La nota la dio el propio Moreno Valle, al impulsar -en una jugada, a todas luces, prefabricada- la candidatura de Martha Erika Alonso, su cónyuge, como Secretaria General del PAN en la entidad poblana.

La creación, de lo que en algunas partes del panismo se denominan “planchetas”, en Puebla se volvieron cotidianidad.

Desde siempre, el objetivo quedó claro: Apropiarse de las estructuras albiazules, como preparación a la candidatura de Moreno Valle a Los Pinos.

La duda mata

Si el gobernador poblano le tuerce los dedos a Ricardo Anaya, sería la señal inequívoca de que, cualquier otro también podría hacerlo. El balón está en la cancha de Ricardo Anaya.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar