Últimas noticias:

Todas las canicas

Viva el optimismo

Sin duda, el lamentable suceso de los mexicanos en Egipto, la captura de “El Gil”, el tsunami en Chile y El Grito y el padrísimo desfile de iniciación de la Independencia, constituyeron un respiro para la agobiada situación mexicana, más para la abollada imagen de la administración federal. Pero eso no logró quitar el dedo del renglón: el gobernante mexicano jamás se equivoca. Podrá colocar todos los parches económicos y financieros que puedan imaginarse; se generará todo un make over adecuado, pero nunca lo veremos reconocer que metió la pata. Que se equivocó, pues.


Análisis politico


Por el contrario, siempre lo escucharemos asegurar que los detractores son ignorantes y, por ello, incapaces de reconocer lo bueno para dedicarse a observar únicamente lo negativo. ¡Viva el optimismo, faltaba más!, aunque a nuestra pobre moneda le retiemble en su centro la tierra, con sólo imaginar el descenso en los vapuleados precios del petróleo o la sola posibilidad de que la reserva federal de Estados Unidos aumente sus tasas de interés.

Todo era terso y mullido

Hasta para imaginar que la historia juzgaría a los protagonistas como “Los grandes reformadores, autores del Mexican Moment”. Lo mismo imaginaron Echeverría que se sentía ya en la ONU, López Portillo en su “Colina” o Salinas encabezando la OCDE para de ahí gobernar al mundo. Por eso surgieron las dichosas reformas.

Pero...

No todo ha sido errado. Abrir espacios a los precios de las gasolinas será una magnífica oportunidad para generar ingresos y lograr también un buen benchmarking con firmas de clase mundial como Shell, Texaco, Chevron y otras. Será un paso en el sentido correcto para evidenciar que “donde no hay competencia, hay incompetencia”. El mensaje internacional puede resultar muy favorable.

El riesgo es que, aquellos que viven atados al pasado y apegados al fetiche de 1938, se impongan sobre la sensatez y la competitividad que reclama México.

Si, y sólo si...

En su chamba anterior, César Camacho y Gamboa Patrón aprendieron sobre la necesidad de negociar sin anclarse, forzosamente, al priismo decimonónico con todas sus ataduras. El problema presente es que Manlio Fabio –con sus fuerzas vivas– ya externó la estrategia central del partido: aplaudir a rabiar al presidente, echarle incienso aunque el riesgo del tizne subsista. Lo acompañará, lo arropará, será su bálsamo y el tónico, su “caldo de pollo para el alma” cuando los ingratos mexicanos le reclamen algo.

Hasta a López Obrador le conviene

Los partidos y grupos de izquierda, como los capitaneados por López Obrador, no podrán seguir jugando el rol de oponerse a sus opositores, porque a partir de esa premisa, no pudieron construir nada, en momentos en que los mexicanos esperan soluciones, no quimeras y menos ruido.

Si López Obrador es listo, como creemos, dejará que las nuevas condiciones fluyan. Así continuará con el jugoso dividendo que lo mantiene y con apropiados espacios en medios masivos.

En fin

Dice la periodista Fabiola Guarneros que si eso no llegase a suceder, “pos ni modo”… total, que siga la fiesta. El tema es que ahora los hombres y las mujeres del poder están apostando todas sus canicas.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar