Últimas noticias:

Mundanidad, Impunidad y Corrupción

EN CONTEXTO 

Para ubicar un poco a mis preciosísimas lectoras y caballerosos, la colaboración en el periódico El Financiero de Roberto Escalante Semerena a la que tituló “México y la corrupción, amantes inseparables”. La cabeza jala al lector porque tiene una enorme dosis de verdad; y la verdad, incomoda y mucho.


Acabar con la corrupción


El periodista destaca una serie de elementos conocidos por todos los mexicanos y no pocos habitantes de la galaxia, para dar sustento al encabezado de su entrega: el reconocimiento presidencial sobre la incertidumbre en el país; la sobre-publicitación de las reformas y los exiguos éxitos; los constantes brotes de ingobernabilidad; la estrategia make cover que asegura que en México –a pesar de todo– siguen fluyendo inversiones, hay empleo y, como dice el Gobernator tamulipeco, “no hay problema a la vista porque estamos debidamente coordinados”.

A Escalante le angustia el tema de la impunidad manifiesto en el caso de la señora madre del llamado “Príncipe de la Basura”, la ceguera de las autoridades y del PRI, partido que dirigía en la ciudad capital, y que, al final del día Cuauhtémoc Gutiérrez evidenció gran músculo político y muy buenos amigos en las cúpulas del poder político, al asegurar para su señora madre una diputación plurinominal, lo que implica que su progenitora no hará campaña, o por lo menos, no con la intensidad de ganar un voto ciudadano, porque haya poca o mucha abstención, la curul y la jugosa dieta cameral ya están aseguradas.

Por supuesto, en el cuerpo de la colaboración afloran el petróleo y las cuentas alegres de un presupuesto de imaginería; la tendencia a la baja del crecimiento nacional; las majaderías de un alcalde en Nayarit y la comida ofrecida por su cumpleaños, que según declaró a Milenio, asistieron como 50 mil personas; y una larguísima lista de sucesos, hechos, personas y personeros que los mexicanos identificamos de inmediato.

EL CONTRASTE

Casi de forma simultánea, mis amigos de Rome Reports TV News Agency compartieron con este aprendiz de escribano un mensaje de Su Santidad Francisco sobre la mundanidad. En su discurso, el Pontífice asegura que la mundanidad nos vuelve incapaces de pensar en los demás. Que contaminarse de mundanidad se vuelve un “estado pecador del alma”.

La reflexión es fuerte. “… la mundanidad trasforma las almas, hace perder la conciencia de la realidad: viven en un mundo artificial, hecho por ellos… La mundanidad anestesia el alma. Y por esta razón, este hombre mundano, no era capaz de ver la realidad”. Y el Papa agrega: Si tenemos el corazón mundano, hemos perdido el nombre.

LA CONEXIÓN CON LO QUE VIVIMOS

El análisis hay que empezarlo por la parte final del mensaje: el corazón mundano hace perder el nombre. No es sólo el acostumbrarse a un apodo cariñoso o a un sobrenombre que pudiera resultar hasta jocoso.

Literalmente, se pierde el nombre como efecto inmediato de esa forma mundana de vivir. Así han surgido los pseudónimos de los delincuentes atrapados. Por eso conocimos a “La Tuta”, al “Z-40”, a “El Doctor” y a “El chayo”; “El Lazca”, “El Chapo” o “La Barbie”; “El pozolero” o “La reina del sur”… El asunto es el mismo. Se pierde el nombre por ese marasmo adinerado y rodeado de incertidumbre, traiciones y corrupción.

Alguien se preguntaba si la mundanidad “anestesia el alma”. ¡Desde luego! Habrá que recordar cuando atraparon y entrevistaron al “Mocha-orejas”, y la reportera lo cuestionó si sentía remordimiento, cargo de conciencia… bueno, aunque fuera un poco... de agruras o colitis. La respuesta fue calmada, llena de tranquilidad… mirada serena y voz pausada, para contestar: “No”. Y algo similar sucedió con “El Monchis”, el niño sicario que a los 14 años de edad había participado en más de 300 ejecuciones.

Si en los próximos días alguien se va a la playa y mira el mar… valdría la pena responder a una pregunta: ¿Qué tanto la mundanidad –dinero, trabajo, problemas, proyectos, pleitos, noticias, etc– nos ha anestesiado el alma? Sin duda, encontraremos muchas respuestas a lo que hacemos cada día.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar