Últimas noticias:

“No han entendido que no entienden”

La frase fue acuñada por el periodista Víctor Beltri, en una interesante entrega a Excélsior, bajo el título “Improvisados y Cabareteras”. Y aunque el maestro Beltri se va a la yugular en una serie de temas que, de tanto repetirse, empiezan a dejar de ser noticia.


Panorama Electoral


EL DEBATE POLÍTICO

Con cierto tipo de candidaturas a la siguiente Legislatura en San Lázaro, irremediablemente resucita la experiencia, el manejo lingüístico y la profundidad de pensamiento, cuando el púgil envió a sus potenciales electores, en entrevista la televisora nacional, aquél celebérrimo mensaje: “¡Salú”!, al tiempo de levantar su cuba libre.

Era presumible que el victorioso boxeador elevaría los niveles de debate en la Cámara, para proceder después a someter a votación el tema y asegurar los consensos entre las distintas fuerzas políticas del país. Pasó a mayores.

Nadie recuerda la agenda legislativa propuesta por doña Irma Serrano. Lo que todo mundo cuenta es lo que varios investigadores, analistas e historiadores comentaron sobre la defensa de “La Tigresa” a Gustavo Díaz Ordaz, sobre los sucesos del 2 de octubre de 1968.

AGENDA DE LEGISLATURA

No resultaría extraño que en la próxima Legislatura Federal se busquen los consensos políticos para definir los finales de las telenovelas, las recetas naturistas, la medicina alternativa, los posibles escenarios para librar del descenso a los equipos de futbol más antiguos y más queridos de la gente.

Con algo de suerte, hasta la “cuautemiña” podría ser elevada a rango constitucional, o veríamos la modificación al Código Penal, para que los penales que jamás existieron o las jugadas fuertes no visibles al ojo arbitral sean también causal de “cadena perpetua”, aunque les impongan 140 años de prisión a los culpables, según se pavonea un señor, que vende consomé de pollo en cuadritos que no se pegan en las manos.

Con el advenimiento de una señora productora de aventureras, el asunto giraría en torno a la inclusión en la Cruzada contra el Hambre de varios productos que reforzarían el mercado interno. Por ejemplo, en lugar de Prada, las bolsas femeninas –de obsequio a las funcionarias– serían compradas en el tianguis de la colonia Buenos Aires o en La Lagunilla.

En lugar de comidas, desayunos y/o juntas de trabajo en Biko –gastronomía vasco-mexicana– o en el restaurante Pujol o en Jaso de Masaryk, se entregarían a los representantes populares vales canjeables en la “camioneta de los taquitos” ubicada en las calles de Alfonso Reyes y Tamaulipas. Los miembros de la Legislatura podrían firmar sus consumos –como parte de sus gastos personales– en el puesto de garnachas de Río Churubusco y Avenida Universidad en la colonia Condesa. La razón es entendible: dejaron de percibir 100 pesos mensuales, digo, por aquello de la crisis nacional, la baja del petróleo, el recorte presupuestal y la reforma hacendaria.

No es excesivo el planteamiento de este aprendiz de escribano, porque lo que nos indican nuestras encantadoras lectoras y amables lectores se centra y concentra en el tema de la terrible crisis de credibilidad por las que atraviesan las instituciones y quienes las dirigen.

PRIMERO LOS VOTOS Y EL PODER

Los partidos que proponen tales candidaturas, evidentemente van por la captura del mayor número de votos, empleando la exposición mediática de artistas, deportistas, actores, anunciantes. Nada de eso estaría mal visto, de no ser porque, aún, nadie responde la pregunta: ¿Qué es lo que estos personajes aportarán para ganar la credibilidad que en alguna parte extraviaron algunos funcionarios?

Sus intervenciones en tribuna y en comisiones legislativas, ¿qué aportarán para incrementar la captación de inversiones; para ponerle fin a los cartelitos y cartelotes del crimen organizado y el narcotráfico? ¿Qué iniciativas saldrán “de su ronco pecho”, para mejorar la calidad de vida de las familias, para impulsar políticas públicas a favor de los empleadores y de los nuevos emprendedores? ¿Qué marco jurídico propondrán, para terminar –de una vez y para siempre– con los elevadísimos índices de estulticia, ineficacia, mediocridad y altanería de maestros que abandonan a sus alumnos por ir a “un paro”; de profesores que secuestran camiones, roban centros comerciales, asaltan choferes de autobuses urbanos, y queman vehículos en nombre de un anarquismo que despide un tufo de simple y llano desmadre? ¿No han entendido que no entienden?

Da la impresión de estar en presencia de campañas analgésicas, de divertimento y de distractores que, como decía el poeta Juvenal, al final arrojarán pan y circo a nuestro pueblo. Al tiempo.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar