Últimas noticias:

Francisco, Suárez Inda y los políticos

¿INCONEXOS? 

Pareciera, pero no lo es. De hecho, tienen una relación importante y un mensaje valioso para ser aplicado de inmediato.


El 5 cardenal mexicano


Inicialmente, con la creación de don Alberto Suárez Inda como cardenal, los mexicanos tenemos que alegrarnos en serio, a pesar de que la nota se haya ido a interiores y cerca de los anuncios clasificados, en los medios que comen curas al mojo de ajo y monaguillos crudos en chilpachole. Por eso, este aprendiz de escribano, y muchas de las más hermosas lectoras y amables lectores, le mandamos un abrazote a Don Alberto, y damos gracias a Dios por este enorme privilegio.

La conexidad radica en el mensaje del Papa Francisco dirigido a los nuevos miembros del Colegio Cardenalicio. Un mensaje que, desde aquí, se escucha fuerte, contundente y lleno de una convocatoria a re-enfocar la visión para cumplir con la misión específica del nombramiento. Ahí es en donde pega directo también a los políticos.

HONOR NO, RESPONSABILIDAD SÍ

SS Francisco lanzó el primer strike: Les recordó a los cardenales recién creados que “su cargo no es un honor, sino una responsabilidad”.

¿Qué sucedería si cada uno de nuestros políticos mexicanos, precandidatos, candidotes, funcionarios de elección y designación, porteros de dependencias, choferes, escoltas, auxiliares, ayudantes y asesores, anexos-conexos y similares, entendieran que su cargo y encargo NO ES UN HONOR, sino una grave RESPONSABILIDAD? Es muy probable que sucedieran un par de cosas espectaculares: No habría personajes integrados a la política de nota roja, amarilla o negra; y, por supuesto, la construcción del Bien común, de trabajar por el bien ser y el bien estar de la ciudadanía, sería la nota.

POLÍTICA DECORATIVA

Los mexicanos identificamos bien cuando ante la falta de eficiencia, ausencia de visión, carencia de estrategias y nulos resultados de calidad en la percepción ciudadana, entonces entra en función el make over como función principal del gobernante. El problema es que, con insistencia, el maquillaje suple el trabajo y el oficio del político, suplantando también el ejercicio de gobernanza, gobernación y gobernabilidad.

En ese sentido se orientan la creación de equipos de “juanitos”, “juanitas”, acarreados, porristas, sindicalistas obligados a aplaudir, campesinos forzados a cargar mantas agradeciéndole “al señor” todas sus bondades.

Por ello también el teleprompter, los escenarios ad hoc, la infaltable fotografía abrazando al primer pobrecito que se encontraron los asesores de imagen. Así, se entienden los informes “entre amigos” que aplauden a rabiar un discurso pre-fabricado para el evento.

LA AUTORIDAD ES UN PUNTO DE APOYO

La frase Papal es incendiaria: "No es algo accesorio o decorativo como una condecoración, sino un perno, un punto de apoyo y de movimiento que es esencial para la vida de la comunidad”. Y un cargo público también es para agrandar el corazón, tanto más, cuanto más alta es la autoridad pública. Se trata entonces, de que el bien, de quererlo –dice Francisco– bien, quererlo siempre y para todos.

Con esta visión, a la autoridad le resultará inaceptable cualquier injusticia, aun aquella que pudiera representar para el político y su partido una ventaja.

¡Cómo hacen falta políticos de este calibre!

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar